Anuncio

María del Pilar, un viaje del punk al pop y de Chile a Los Ángeles

Fotografía promocional cedida donde aparece la cantante María del Pilar cuyo viaje musical y vital comenzó en Chile y, tras pasar por Puerto Rico, llegó a su destino en Los Ángeles, California (EE.UU.). EFE/Jeaneen Lund/María del Pilar/SOLO USO EDITORIAL/NO VENTAS

Fotografía promocional cedida donde aparece la cantante María del Pilar cuyo viaje musical y vital comenzó en Chile y, tras pasar por Puerto Rico, llegó a su destino en Los Ángeles, California (EE.UU.). EFE/Jeaneen Lund/María del Pilar/SOLO USO EDITORIAL/NO VENTAS

EFE

De sus comienzos punk con Los Abandoned a su pop electrónico ya como solista, la cantante María del Pilar habló con Efe de su identidad como chilena en Los Ángeles, del mestizaje de la música latina y de los cantautores ante la agresiva retórica del presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

“Más que nada es algo súper triste. Especialmente viviendo en California, que se ha hecho con un gran porcentaje de inmigrantes y de latinoamericanos”, indicó en una entrevista telefónica.

“Cuando escucho ese odio hacia el latino me da tristeza, pero también digo: qué ganas de educar a esta gente. Eso es lo que trato de hacer con mi música. Al final de cuentas, creo que es parte de lo que significa ser cantautor: hay que ver lo que está pasando en el mundo y hay que darle voz”, afirmó.

“Songs + Canciones II”, publicado en febrero, es el nuevo álbum de María del Pilar, en el que mezcla pop electrónico, rock, música disco y ritmos latinos para reflexionar, en español e inglés, sobre el feminismo y la inmigración pero sin dejar de lado algunos temas más festivos y de puro disfrute.

El viaje musical y vital de María del Pilar comenzó en Chile y, tras pasar por Puerto Rico, llegó a su destino en Los Ángeles.

“Fueron todo un lío los primeros nueve años de mi vida por problemas de migraciones y tratando de buscar donde plantarnos, donde decir: ‘Aquí (en Los Ángeles) ya nos vamos a quedar’”, explicó.

“Pero siempre tuve un lazo con Chile. Para mis padres era súper importante tener esa conexión con la cultura, el lenguaje, la familia y las tradiciones de Chile. Y la música, más que nada”, recordó.

El primer contacto en serio con la música le llegó de la mano de Los Abandoned, un grupo latino de punk que alcanzó el estatus de banda de culto en el sur de California y que estuvo en activo de 2001 a 2007.

“Recién había terminado la escuela de música y ese grupo me ayudó a entender lo que es la parte del negocio. Siempre decimos que para nosotros Los Abandoned fue como un instituto de rock and roll, los inicios de cómo entender esto: salir de gira, tener discos, hacer prensa, estar en televisión, tener contratos...”, dijo.

Los Abandoned hacían gala de su identidad híbrida entre lo hispano y lo estadounidense, pero en aquellos años era todavía chocante, especialmente para la industria musical, escuchar a una banda cantando en “spanglish” estribillos como “Van Nuys es ‘very nice’”.

“Cuando yo empecé a escuchar música siempre fue mitad español y mitad inglés. Pero en ese entonces, los sellos nos decían: ‘Bueno, vas a tener que elegir’. Y nosotros decíamos ‘no’”, rememoró.

“Les decíamos: ‘No están viendo lo que está enfrente de ustedes’. Está la cultura del latino-estadounidense, y el mundo, al final de cuentas, va a ser siempre así: una mezcla de diferentes cosas”, dijo.

Años después, María del Pilar ha visto cómo se cumplían sus predicciones y ahora recibe encargos habitualmente para componer canciones bilingües.

“Ha sido súper bonito y reafirmó todo lo que he luchado por poder escribir en ‘spanglish’”, aseguró.

Con un estilo muy diferente en su carrera en solitario, marcada por los ecos sonoros de los años setenta y ochenta, María del Pilar describió algunos de sus nuevos temas como “Original Dreamers”.

“Siempre tuve ganas de escribirle una canción a mi mamá, que murió cuando yo era muy pequeña”, indicó.

“Vi una imagen de un padre joven con su hijo, de unos tres o cuatro años, arriba de sus hombros. Y con esa imagen estaba escrito ‘original dreamers’. Nuestros padres son los ‘original dreamers’. Esa imagen es una representación de ese sacrificio que han hecho los padres, que vienen hasta EE.UU., o hasta otras partes del mundo, y que quieren algo mejor para sus hijos”, dijo.

Por último, la artista también señaló que “Waiting on the Boys” es algo más que un tema sobre la espera romántica en el amor.

“Se lo dedico también a los hombres. Con todo lo que está pasando con el ‘Me Too’ y la cuarta ola del feminismo, espero que sea como: ‘Hey, todavía tenéis mucho trabajo que hacer’”, apuntó la cantante al instar a que los varones pongan también de su parte para lograr la igualdad y el respeto a la mujer.


Anuncio