Anuncio

La Cámara baja de P.Rico aprueba un proyecto de Código Civil criticado

La Cámara de Representantes de Puerto Rico aprobó el proyecto de nuevo Código Civil que establece el ordenamiento jurídico privado que regirá en la isla cuando sea ratificado en el Senado, marco legal que afectará a la vida de las personas ya objeto de críticas. EFE/Archivo

La Cámara de Representantes de Puerto Rico aprobó el proyecto de nuevo Código Civil que establece el ordenamiento jurídico privado que regirá en la isla cuando sea ratificado en el Senado, marco legal que afectará a la vida de las personas ya objeto de críticas. EFE/Archivo

EFE

La Cámara de Representantes de Puerto Rico aprobó el proyecto de nuevo Código Civil que establece el ordenamiento jurídico privado que regirá en la isla cuando sea ratificado en el Senado, marco legal que afectará a la vida de las personas ya objeto de críticas.

El proceso de aprobación continúa hoy hacia el Senado de la isla caribeña, que deberá ratificarlo antes de que se haga realidad con la firma del gobernador, Ricardo Rosselló.

La pieza legislativa, que es iniciativa de la presidenta de la Comisión de lo Jurídico, María Milagros Charbonier, deroga el estatuto vigente que data del año 1930.

El proyecto fue aprobado con el voto en contra de los representantes de los opositores Partido Popular Democrático (PPD) y el Partido Independentista Puertorriqueño (PIP).

El nuevo proyecto incluye modificaciones en todos los apartados del antiguo código, incluidos personas, familia, obligaciones, contrato y sucesiones.

El presidente de la Cámara baja, Carlos Méndez, subrayó que la aprobación culmina 2 años de trabajo sobre el tema.

El legislador Denis Márquez Lebrón, del PIP, expresó durante el debate que precedió a la votación que se trata de la ley más importante del país al ser la que establece las regulaciones sociales.

Mientras, Luis Vega Ramos, del PPD, objetó la prohibición de la maternidad subrogada y que se deje para una enmienda posterior, así como la prohibición absoluta a la eutanasia.

Entre los cambios más significativos, el proyecto de ley establece que el matrimonio como una institución civil, que procede de un contrato civil entre dos personas y las causales de divorcio contencioso se eliminan, quedando como causales el consentimiento mutuo y ruptura irreparable, que se puede hacer individual y en conjunto.

Incluso, fija que el matrimonio es entre dos personas, con lo que recoge la determinación sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo como lo dictó el Tribunal Supremo de los Estados Unidos.

Con relación a la mayoría de edad, la misma permanece a los 21 años, aunque prohíbe los matrimonios de menores de 18 años.

Los jóvenes entre 18 y 21 años podrán contraer matrimonio con el consentimiento de sus padres o tutores.

Dentro del nuevo marco legal quedó eliminado el contrato de franquicia que adjudica responsabilidad solidaria entre el franquiciante y el franquiciado por los incumplimientos laborales de este último.

La directora ejecutiva de Proyecto Matria y abogada, Amárilis Pagán, dijo que la Cámara de Representantes actuó de manera irresponsable y negligente al aprobar una versión de Código Civil que no fue discutida y cuyo contenido podría afectar la vida de toda persona que viva en Puerto Rico.

La organización participó en las vistas públicas del proyecto original de la Cámara 1654 como integrante del Comité Amplio para la Búsqueda de Equidad (CABE).

Sin embargo, Pagán explicó que por lo que se votó no es el mismo proyecto que fue a vistas públicas.

“Los representantes votaron por un proyecto sustitutivo totalmente diferente al discutido en vistas públicas. Lo que se aprobó no pudo ser analizado con la amplitud y seriedad que una legislación así requiere. Peor aun, sufrió múltiples enmiendas en el día de hoy bajo presión y con prisa. Aprobaron un ‘frankenstein’ jurídico y será el pueblo quien pague las consecuencias”, dijo la abogada.

La organización urgió al Senado a rechazar la pieza legislativa, tras recordar que un Código Civil regula mucho más que el derecho de familia.

“Regulará las relaciones contractuales, las herencias, el uso y disfrute de la propiedad privada y hasta la manera en que una persona puede pedir que se le compense por daños y perjuicios. Es decir, en la Cámara creen que pueden trastocar nuestras vidas sin mediar un mínimo de reflexión y consideración a nuestros derechos humanos”, concluyó.

Criticó además el proyecto por la manera en que afectaba derechos adquiridos de las mujeres y de las personas de la comunidad LGBTTIQ.


Anuncio