Anuncio

Gobierno restaura la categoría diplomática a la UE tras polémica degradación

El Gobierno restableció esta semana la categoría diplomática a la Unión Europea (UE) tras la polémica rebaja de grado decidida a finales del año pasado, a la vez que el nuevo embajador europeo, Stavros Lambrinidis, inicia su trabajo en Washington. EFE/Archivo

El Gobierno restableció esta semana la categoría diplomática a la Unión Europea (UE) tras la polémica rebaja de grado decidida a finales del año pasado, a la vez que el nuevo embajador europeo, Stavros Lambrinidis, inicia su trabajo en Washington. EFE/Archivo

EFE

El Gobierno restableció esta semana la categoría diplomática a la Unión Europea (UE) tras la polémica rebaja de grado decidida a finales del año pasado, a la vez que el nuevo embajador europeo, Stavros Lambrinidis, inicia su trabajo en Washington.

“Muy buen primer día en la oficina: agradecido de la decisión de EE.UU. de volver a la práctica usual de protocolo con la Unión Europea”, indicó Lambrinidis en su cuenta de Twitter.

En medio de las tensiones comerciales entre Washington y Bruselas, el gobierno decidió sin previo aviso rebajar a finales de 2018 la categoría diplomática de la UE a la de organización internacional, por debajo de la de los países individuales, lo que generó quejas por parte de los socios europeos.

El anuncio lo realizó el embajador estadounidense en Bruselas, Gordon Sondland, en un comunicado este lunes en el que señaló que se reconocerá, “con efecto inmediato”, al embajador de la UE al mismo nivel que la de cualquier jefe de delegación de otro país.

Sondland recalcó, asimismo, que “la UE es una organización excepcionalmente importante, y uno de los socios más valiosos de EE.UU. al preservar la seguridad y prosperidad global”.

La decisión de rebajar la categoría diplomática, aunque simbólica, agitó los recelos tras la tregua alcanzada entre ambas partes en junio del pasado año.

Previamente, el presidente estadounidense, Donald Trump, llegó a calificar a la UE de “enemigo” y decidió imponer aranceles al acero y aluminio europeo dentro de su agenda de “Estados Unidos primero”.

La medida fue tomada como una afrenta por la UE, que se considera un socio primordial de Washington, y Bruselas respondió con aranceles a numerosos productos estadounidenses como represalia.

Esta espiral estuvo a punto de alcanzar niveles de tensión no vistos en décadas, cuando Trump amenazó con nuevos aranceles, esta vez a los automóviles europeos.

Finalmente, las disputas parecieron suavizarse con la reunión de 2018 entre el presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, y Trump.

El antecesor de Lambrinidis como embajador europeo en Washington, David O’Sullivan, reconoció en una entrevista con Efe al dejar el cargo el pasado mes que esta reunión fue el “momento álgido” de sus cuatro años en el cargo, ya que logró “diluir algo la gran tensión” bilateral existente.


Anuncio