Anuncio

Conservadores en EEUU: “No hay problema de armas son las personas tras ellas”

Los conservadores reunidos estos días en la Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC) defendieron hoy uno de sus principales argumentos en el debate sobre las armas: el problema reside en las personas que aprietan el gatillo, no en las propias armas. EFE/Archivo

Los conservadores reunidos estos días en la Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC) defendieron hoy uno de sus principales argumentos en el debate sobre las armas: el problema reside en las personas que aprietan el gatillo, no en las propias armas. EFE/Archivo

EFE

Los conservadores reunidos estos días en la Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC) defendieron hoy uno de sus principales argumentos en el debate sobre las armas: el problema reside en las personas que aprietan el gatillo, no en las propias armas.

“No hay un problema de armas, son las personas tras ellas. La persona es la que toma la decisión de salvar tu vida o dañarla. La buena noticia es: la mayoría de estadounidenses son buena gente y respetuosos con la ley”, argumentó la fundadora del grupo Empowered (Empoderadas), Antonia Okafor, en uno de los debates estrella de la jornada.

En su intervención, Okafor, una mujer afroamericana que fue víctima de una agresión sexual en su universidad, consideró que “la mejor manera de empoderar a las mujeres es con un arma”, haciendo alusión al nombre de la organización conservadora que fundó en 2015.

Okafor defendió esta idea en la CPAC, una conferencia que es un espacio para discursos políticos, pero también una herramienta de reclutamiento y entrenamiento para aspirantes conservadores.

Uno de los participantes más jóvenes del evento, Kyle Kashuv, de 17 años, participó al lado de Okafor en la conferencia titulada “Desarmando la hipocresía de la izquierda: la desventaja fatal del control de armas”.

Kashuv, superviviente del tiroteo en la escuela secundaria de Parkland (Florida) que el año pasado acabó con la vida de 17 personas, es uno de los pocos alumnos de ese colegio que ha entrado en la escena de la derecha tras esa matanza.

“Hablar sobre esto siendo conservador fue bastante complicado”, indicó Kashuv, que recibió uno de los aplausos más largos del día.

El joven argumentó que el tiroteo que ocurrió en su escuela “no fue un problema de armas”.

“Había 46 informes y 2 avisos al FBI sobre el atacante y, en lugar de ser responsables, los activistas y los funcionarios le echaron la culpa al arma que llevaba”, criticó.

El joven lamentó que las autoridades “ignorasen repetidamente” que Nikolas Cruz, el autor del crimen, tenía problemas de salud mental y recordó que los policías a cargo de la escuela “se negaron a entrar para salvarnos”.

“En los últimos 20 años, el número de propietarios de armas ha crecido un 56 % en EE.UU., y la tasa de homicidios ha bajado un 49 %, así que no tiene nada que ver una cosa con la otra”, agregó Kashuv, sin citar ninguna fuente, para defender su teoría.

El tercer invitado al panel sobre armas fue el legislador republicano Richard Hudson, representante del octavo distrito de Carolina del Norte.

El congresista explicó que los republicanos son los únicos que defienden la segunda enmienda de la Constitución de EE.UU., que protege el derecho de los ciudadanos a poseer y portar armas, y cargó contra la bancada demócrata.

“Los progresistas odian las armas. No entienden a nuestro país y no entienden qué tan importante es la segunda enmienda para nuestros derechos”, dijo Hudson.

A esas críticas se sumó Okafor, que en el pasado había votado dos veces por el expresidente Barack Obama (2009-2017).

“Progresistas, ?Por qué no dejáis a las mujeres que usen las armas de la manera que quieran?”, preguntó la activista.

Las alocuciones de los participantes se dieron en el salón más grande del centro de convenciones Gaylord, en National Habor, a las afueras de Washington, con capacidad para unas 5.000 personas.

La CPAC es considerado uno de los grandes eventos políticos estadounidenses y cuenta con mayor expectación desde que Donald Trump logró la Presidencia y recuperó el poder ejecutivo para el Partido Republicano.


Anuncio