Anuncio

Pedersen expone a la ONU sus prioridades para avanzar hacia la paz en Siria

Fotografía cedida por la ONU donde aparece el nuevo enviado especial de Naciones Unidas para Siria, Geir Pedersen, mientras habla durante una reunión del Consejo de Seguridad sobre la situación en el Medio Oriente (Siria) celebrada este jueves en la sede del organsimo en Nueva York (EE.UU.). EFE/Loey Felipe/ONU/SOLO USO EDITORIAL/NO VENTAS

Fotografía cedida por la ONU donde aparece el nuevo enviado especial de Naciones Unidas para Siria, Geir Pedersen, mientras habla durante una reunión del Consejo de Seguridad sobre la situación en el Medio Oriente (Siria) celebrada este jueves en la sede del organsimo en Nueva York (EE.UU.). EFE/Loey Felipe/ONU/SOLO USO EDITORIAL/NO VENTAS

EFE

El nuevo enviado especial de Naciones Unidas para Siria, Geir Pedersen, propuso este jueves ante el Consejo de Seguridad de la ONU sus cinco prioridades para continuar el trabajo de su antecesor hacia el fin de la guerra en Siria, un trabajo basado en profundizar el diálogo entre Gobierno y oposición.

“Mis encuentros iniciales con todas las partes, sin excepción, han sido muy positivas y con visión de futuro, pero, por supuesto, a medida que profundicemos en los temas, la disposición de las partes de pasar de la buenas palabras a las conversaciones reales se pondrá a prueba”, dijo Pedersen tras regresar de su primer viaje a Siria y al a región.

El nuevo representante de la ONU se reunió en Damasco con el ministro de Exteriores de Bashar al Asad, Walid al Mualem, y en Arabia Saudí con Naser Hariri, coordinador general de la Comisión Suprema para las Negociaciones, la principal alianza opositora siria.

Pedersen adelantó al Consejo de Seguridad las cinco prioridades de su misión, y así “comenzará y profundizará" un diálogo con la oposición y el Gobierno sirios para “crear confianza, para avanzar hacia un ambiente seguro, tranquilo y neutral”.

Además, mostró su disposición a trabajar para convocar, “lo antes posible, un comité constitucional creíble, equilibrado e inclusivo”, una labor que su antecesor, Staffan de Mistura, intentó infructuosamente hasta los últimos días en su puesto.

También subrayó que buscará que se tomen más acciones en relación con los detenidos, secuestrados y personas desaparecidas, y buscará la participación del mayor número posible de sirios de la sociedad civil.

Su quinta y última propuesta es favorecer la profundización del diálogo entre los distintos países involucrados en el conflicto “hacia un objetivo común, para (alcanzar) un acuerdo político duradero y creíble para el conflicto sirio que cuente con legitimidad internacional”.

Estados Unidos, junto con Arabia Saudí y Emiratos son los países que más respaldan los intentos de la oposición de derrocar al régimen de Al Asad, mientras que Rusia e Irán son los principales aliados del Gobierno de Damasco.

En su intervención, Pedersen hizo votos para “trabajar de manera imparcial y diligente para cumplir el mandato que me fue dado por la resolución 2254 del Consejo de Seguridad” y sobre la que el enviado para Siria insistió en varias ocasiones.

Al final de su discurso, el diplomático noruego, el cuarto enviado de la ONU para resolver el conflicto sirio desde que estalló en 2011, se mostró optimista respecto al objetivo de su misión.

“He pasado gran parte de mi carrera trabajando con problemas que parecían totalmente intratables, dinámicas que parecían eternamente fijas, pero sé, de primera mano, que la historia puede inclinarse en direcciones que nadie anticipó", concluyó.


Anuncio