Anuncio

Denuncian la falta de albergues en Puerto Rico para víctimas de trata humana

Trinaris Zapata, hija de inmigrantes dominicanos, colabora hoy, 6 de noviembre de 2007, en la colocación de ropa, alimentos, medicamentos y productos de higiene personal que han sido recolectados por el consulado dominicano en Puerto Rico y el municipio de San Juan para ayudar a las víctimas de la tormenta ?Noel?. EFE/Archivo

Trinaris Zapata, hija de inmigrantes dominicanos, colabora hoy, 6 de noviembre de 2007, en la colocación de ropa, alimentos, medicamentos y productos de higiene personal que han sido recolectados por el consulado dominicano en Puerto Rico y el municipio de San Juan para ayudar a las víctimas de la tormenta ?Noel?. EFE/Archivo

EFE

La directora del Centro de la Mujer Dominicana (CMD), Romelinda Grullón, denunció hoy que a pesar de que en Puerto Rico existe el problema de tráfico de trata humana no hay un albergue especializado para atender a las víctimas.

Grullón hizo la denuncia durante su intervención en una vista pública de la Comisión de Revitalización Social y Económica que preside la senadora Zoé Laboy Alvarado.

“No hay un albergue en el que se sientan seguras porque no hay uno que trabaje directamente con mujeres víctimas de trata humana. No lo hay. No se sienten que están protegidas”, sentenció Grullón, tras exponer que existen grupos de trata humana en República Dominicana “que se fortalecen en Puerto Rico”.

“En Puerto Rico hay tráfico -de trata humana-. Hay bastante y sabemos que no es tan sólo con la comunidad inmigrante, sino prácticamente en muchos niveles. Hay personas conectadas en República Dominicana con otras en Puerto Rico y a veces son redes que son altas”, destacó Grullón.

Según la experiencia del CMD, en el caso de los inmigrantes, la vulnerabilidad a vivirlo aumenta, ya que muchas víctimas son mujeres indocumentadas con poca o ninguna escolaridad y poco conocimiento de las leyes y derechos que las cobijan.

Grullón destacó que un componente que incide en que dicha situación se perpetúe son las limitadas oportunidades económicas que estas mujeres enfrentan.

En su mayoría presentan obstáculos para poder pagar el “rescate” que consiste en dar cierta cantidad de dinero al raptor y sus ayudantes.

En caso de no poder pagar el mismo, se ven obligadas a cometer actos sexuales en contra de su voluntad y trabajo forzoso.

En otros casos, al no encontrar empleo por falta de documentación, se ven entonces expuestas a explotación laboral y al control por parte de sus parejas en la toma de decisiones y bienes.


Anuncio