Anuncio

Trasladan a periodistas de EEUU para no coincidir con Kim en hotel de Hanoi

Un policía vigila en el hotel Meliá donde el líder norcoreano, Kim Jong-un, se hospedará durante su visita de Estado y durante la cumbre celebrada con el presidente de EEUU, Donald Trump, en Hanoi (Vietnam). Trasladan a los periodistas de EEUU para que no coincidan con Kim en el hotel de Hanói. EFE

Un policía vigila en el hotel Meliá donde el líder norcoreano, Kim Jong-un, se hospedará durante su visita de Estado y durante la cumbre celebrada con el presidente de EEUU, Donald Trump, en Hanoi (Vietnam). Trasladan a los periodistas de EEUU para que no coincidan con Kim en el hotel de Hanói. EFE

EFE

La Casa Blanca trasladó hoy la sala de prensa que había instalado en Hanoi para la cumbre EEUU-Corea del Norte, con el fin de evitar que los periodistas coincidieran con el líder norcoreano, Kim Jong-un, quien se hospeda en el hotel donde Washington estableció inicialmente ese centro mediático.

La portavoz de la Cancillería vietnamita escribió hoy en un mensaje en Twitter que la oficina se trasladaría del Hotel Meliá de Hanoi al centro de prensa dispuesto para el resto de medios por el Gobierno del país indochino para cubrir la cumbre que desde el miércoles celebran Kim y el presidente de EEUU, Donald Trump.

El corresponsal jefe de la cadena CNN ante la Casa Blanca, Jim Acosta, citó el tuit de la Cancillería y escribió en su propia cuenta de Twitter: “Traducción: La prensa de EEUU está siendo expulsada del hotel en el que hemos pasado días instalando nuestros equipos”.

“Claramente, a los norcoreanos no les ha gustado que la prensa estadounidense tuviera montados sus equipos en el Hotel Meliá en Hanoi”, opinó Acosta.

En el séptimo piso del lujoso hotel estaba instalada una enorme sala de prensa para los periodistas acreditados por la Casa Blanca, que nunca llegó a usarse, y los reporteros recién llegados desde Washington a Hanoi tuvieron que conformarse con unas cuantas mesas de trabajo en el centro de prensa internacional.

Algunos periodistas estadounidenses también se alojaban en el Meliá, y según el diario The Washington Post, no se les obligó inmediatamente a abandonar sus habitaciones, aunque sí se les prohibió hacer conexiones en directo por televisión desde el hotel.

Se desconocen los motivos por los cuales estaba previsto desde el inicio que la prensa estadounidense y el dictador norcoreano compartieran hotel, y tampoco se sabe quién reservó antes su espacio, aunque la Casa Blanca suele hacerlo con semanas de antelación.

Kim, siempre muy preocupado por su seguridad en sus contados viajes al extranjero, llegó al hotel Meliá hacia las 11:00 de la mañana (4:00 GMT) rodeado de un dispositivo de tal calibre que dificultó la cobertura mediática.

“Las fuerzas de seguridad nos prohibieron tomar fotos desde dentro del hotel, pero pudimos ver cámaras (?estatales?) grabándole mientras sus guardaespaldas entraban (en el hotel). Los guardias estaban encima de nosotros, prohibiéndonos grabar”, explicó Margaret Talev, corresponsal ante la Casa Blanca de Bloomberg, en un tuit.

Corea del Norte está manteniendo en secreto la agenda de Kim, que atravesó hoy la frontera entre China y Vietnam rodeado de un exhaustivo dispositivo de seguridad.

Está previsto que Trump aterrice a última hora de hoy en Hanoi y que ambos celebren una cena mañana como arranque de la cumbre.

Se espera que esta segunda cita entre ambos mandatarios sirva para dar un impulso al proceso de desnuclearización del régimen norcoreano que se discutió en la primera cumbre de Singapur el año pasado y que apenas ha avanzado por la falta de una hoja de ruta.


Anuncio