Anuncio

El Gobierno prohíbe la entrada a cinco altos cargos de la RDC y sus familias

Fotografía distribuida el domingo 27 de junio de 2010, de varios congoleños caminando bajo la bandera nacional y otra que conmemora el 50 aniversario de la independencia de la República Democrática del Congo, ex colonia belga, en Kinshasa, República Democrática del Congo, el 26 de junio de 2010. EFE/Archivo

Fotografía distribuida el domingo 27 de junio de 2010, de varios congoleños caminando bajo la bandera nacional y otra que conmemora el 50 aniversario de la independencia de la República Democrática del Congo, ex colonia belga, en Kinshasa, República Democrática del Congo, el 26 de junio de 2010. EFE/Archivo

EFE

El Gobierno prohibió hoy la entrada a Estados Unidos a cinco altos cargos de la República Democrática del Congo (RDC) y sus familias por su supuesta implicación en “significativos” actos de corrupción, violaciones de derechos humanos y ataques a la democracia.

En un comunicado, el Departamento de Estado aseguró que los cinco sancionados están involucrados en una “significativa corrupción relacionada con el proceso electoral” celebrado el 30 de diciembre, en el que Félix Tshisekedi sucedió en la Presidencia de la RDC a Joseph Kabila, que gobernaba desde enero de 2001.

En concreto, el Gobierno acusó de esa “significativa corrupción” a tres integrantes de la Comisión Electoral Nacional Independiente (CENI): su presidente, Corneille Nangaa; su vicepresidente, Norbert Basengezi Katintima, y un asesor del presidente, Marcellin Mukolo Basengezi.

La lista de los sancionados la completan el dirigente de la Asamblea Nacional (Cámara Baja), Aubin Minaku Ndjalandjoko, y el presidente de la Corte Constitucional, Benoit Lwamba Bindu.

Los cinco altos cargos fueron sancionados al amparo de una ley de 2009 que permite al titular de Exteriores restringir la capacidad de obtener un visado para entrar al país a los funcionarios de Gobiernos extranjeros y sus familias si existe información “creíble” sobre su implicación en una serie de delitos graves.

Además, el Departamento de Estado explicó que también está restringiendo la capacidad de viajar a EE.UU. a funcionarios de la RDC encargados de la supervisión electoral y militares que supuestamente son “responsables” o “cómplices” de violaciones de derechos humanos, corrupción o ataques a la democracia.

En su nota, la diplomacia estadounidense puntualizó que las acciones de hoy sirven para “sancionar a funcionarios específicos” y no están dirigidas contra el nuevo Ejecutivo de la RDC.

No obstante, aseguró que “hay preocupaciones legítimas sobre la conducta y la transparencia del proceso electoral”.

Tshisekedi, un exdiputado nacional hijo del histórico líder opositor Étienne Tshisekedi, ganó las elecciones con el 38,57 % de los votos, seguido por el líder opositor Martin Fayulu, con 34,86 %, según datos de la Comisión Electoral Nacional Independiente (CENI) y avalados por la Corte Constitucional.

Tanto las elecciones como los resultados han sido tachados de fraudulentos por Fayulu y la influyente Conferencia Episcopal congoleña, que pidieron un nuevo recuento de los votos al asegurar que, según sus datos, el líder opositor pudo haber obtenido el 61 % del apoyo.

Las elecciones del 30 de diciembre pusieron fin a dos años de atrasos e incertidumbre, desde que Kabila -en el poder desde 2001- concluyera por ley su segundo y último mandato en diciembre de 2016.


Anuncio