Anuncio

Dakota del Sur: La guerra comercial ha “devastado” la economía del estado

Incoming US Republican Congresswoman from South Dakota, Kristi Noem chats with the media during freshman orientation meetings on Capitol Hill in Washington, DC, USA. EFE/EPA/File

Incoming US Republican Congresswoman from South Dakota, Kristi Noem chats with the media during freshman orientation meetings on Capitol Hill in Washington, DC, USA. EFE/EPA/File

EFE

La gobernadora del Dakota del Sur, la republicana Kristi Noem, advirtió hoy que las guerras comerciales en marcha con China y la Unión Europea (UE) han “devastado” la economía local e instó al presidente, Donald Trump, a cerrar rápidamente las negociaciones porque se han “prolongado demasiado”.

“Dakota del Sur ha sido devastada por las guerras comerciales que están sucediendo”, dijo Noem en una conferencia organizada por el portal de noticias de Politico.

Noem indicó que ha insistido “de manera reiterada para que se finalicen estas discusiones comerciales” ante los nocivos efectos que se han ido acumulando para el estado que representa.

La economía de Dakota del Sur, ubicado en el centro-norte del país y con una población de cerca 900.000 habitantes, depende en gran medida del sector agrícola y ganadero, al ser uno de los principales productores nacionales de soja, maíz y carne de ternera.

Precisamente, estos productos son algunos de los han sido objeto de alzas en sus aranceles por parte de China y la UE, que han respondido así los gravámenes aplicados en primer lugar por parte de Trump, dentro de su agresiva agenda de proteccionismo comercial lanzada a mediados del pasado año.

“Creo que la Administración quiere lograr un mayor acceso a los mercados, y hemos sido tratados injustamente en el pasado, y lo reconocen y quieren lograr mejores acuerdos comerciales”, agregó Noem.

Sin embargo, recalcó que el problema es que esto “se ha prolongado ya por un largo periodo de tiempo” por lo que es necesario “considerar con seriedad cerrar estas conversaciones rápidamente”.

Las palabras de la gobernadora de Dakota del Sur, un estado tradicionalmente republicano y que apoyó a Trump en las elecciones de 2016 con más del 60 % de los votos, demuestran cómo los efectos de las tensiones comerciales han comenzado a afectar los bolsillos de los granjeros y agricultores.

El propio gobierno federal reconoció estas dificultades cuando aprobó el pasado año un paquete de ayuda al sector agrícola y ganadero de los estados más afectados por valor de 12.000 millones de dólares.

Precisamente hoy está previsto que Trump reciba en la Casa Blanca al viceprimer ministro chino, Liu He, como parte de la negociación comercial con Pekín para tratar de rebajar las tensiones.

En las últimas semanas, se han acelerado las negociaciones con el objetivo de alcanzar un acuerdo antes del plazo del 1 de marzo marcado por Trump para aumentar los aranceles impuestos a productos chinos valorados en 200.000 millones de dólares del 10 % al 25 %.

Sin embargo, los avances parecen sustanciales y se espera que se extienda el plazo.

En estos meses, China ha adoptado varias medidas de buena voluntad para cerrar un acuerdo, como la bajada de aranceles a los vehículos importados de EEUU y la reanudación de la compra de soja de este país, pero que Washington las juzga insuficientes.


Anuncio