Anuncio

Abrams dice que supresión del voto en Georgia amenazan la democracia

La candidata demócrata a gobernadora de Georgia Stacey Abrams da un discurso a sus simpatizantes. EFE/Archivo

La candidata demócrata a gobernadora de Georgia Stacey Abrams da un discurso a sus simpatizantes. EFE/Archivo

EFE

Durante una audiencia legislativa sobre el acceso a las urnas, la excandidata demócrata a la gobernación de Georgia, Stacey Abrams, señaló hoy que la supresión del voto es una “amenaza a la democracia” y que los problemas y abusos en las elecciones de noviembre son una “emergencia nacional”. Abrams testificó ante una delegación de la Cámara de Representantes del país que viajó a Georgia para recopilar información sobre posibles irregularidades cometidas en las pasadas elecciones de medio término.

“Problemas con el registro de votantes, acceso a boletas electorales y conteo de votos, es algo de lo que los residentes de Georgia debieron enfrentar como parte del colapso del proceso electoral”, dijo Abrams, quien perdió por menos de un punto porcentual en las elecciones de noviembre pasado, frente al republicano Brian Kemp.

El sufragio por la gobernación estuvo plagado de demandas y denuncias de conflicto de intereses contra Kemp, quien era también Secretario de Estado durante la campaña.

Abrams, que ha hecho de la supresión al voto y el acceso a las urnas su principal causa tras las elecciones, señaló que la falta de confianza en el sistema podría hacer que los votantes no quieran participar en futuras votaciones.

La delegación demócrata busca utilizar los testimonios recabados durante la audiencia de hoy para fortalecer la Ley de Derecho al Voto de 1965.

La legislatura de Georgia estudia la posibilidad de adquirir nuevas máquinas electrónicas para votar que emiten recibos de papel, una medida apoyada por los republicanos.

La excandidata demócrata se ha expresado contra de este tipo de máquinas porque, asegura, tienen los mismos problemas que otras que ha tenido el estado en los últimos años.

Por casi 55.000 votos de un total de poco menos de 4 millones, Abrams no alcanzó en noviembre el sueño de erigirse en la primera gobernadora estatal afroamericana del país.

El estrecho margen entre Abrams y Kemp es visto como un reflejo de los cambios en Georgia, un estado de tradición republicana y donde Trump logró en 2016 una victoria por cinco puntos porcentuales, pero que en los últimos años ha visto crecer su electorado demócrata y sin duda será un escenario clave en las elecciones de 2020.

Abrams, que tras los comicios de noviembre creó la organización Fair Fight para combatir la supresión del voto, ha indicado que podría optar por el escaño que dejará vacante el senador republicano David Perdue en 2020.


Anuncio