Anuncio

Renace esperanza de rescatar 63 cuerpos de la mina mexicana Pasta de Conchos

Familiares y amigos de los mineros que fallecieron en la explosión de la mina de Pasta de Conchos, en el estado de Coahuila (México) conmemoran los 13 años del accidente este martes, en Ciudad de México (México). EFE

Familiares y amigos de los mineros que fallecieron en la explosión de la mina de Pasta de Conchos, en el estado de Coahuila (México) conmemoran los 13 años del accidente este martes, en Ciudad de México (México). EFE

EFE

El 19 de enero de 2006, hace 13 años, 65 trabajadores de la mina Pasta de Conchos, en las profundidades del estado mexicano de Coauhila, murieron en un accidente. Más de una década después, 63 cadáveres siguen ahí adentro, dos fueron rescatados, pero la sensación de los familiares este día es distinta: hay, por fin, una posibilidad de rescate.

En la capital mexicana se reunieron este martes familiares de los mineros fallecidos cuyos restos fueron ignorados tanto por la empresa minera como por distintas administraciones federales, no así la del presidente Andrés Manuel López Obrador, que aseguró hoy su intención de hacer justicia.

Cerca del emblemático Ángel de la Independencia, junto al antimonumento “Pasta de Conchos”, distintas organizaciones incrustaron en el suelo del Paseo de la Reforma una jaula roja sobre la que inevitablemente pesan los recuerdos de los trabajadores fallecidos.

Algunos tenían 25 años, otros ya entrados en edad madura, cerca de los 50, con hijos y familia.

Después de una misa celebrada en memoria de todos ellos, los familiares colgaron los cascos de sus seres queridos sobre los barrotes rojos.

Esta pequeña acción implica un pacto, el de volver a este monumento a retirar el casco una vez se recuperen los cuerpos, algo que esta vez parece posible por varios motivos.

Según cuenta a Efe la coordinadora del área internacional del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Centro Prodh) Stephanie Brower, este año se conmemora el accidente con “un par de avances importantes” que permiten soñar con el rescate.

Uno de ellos es la reunión que tuvieron ayer con el subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación (Segob), Alejandro Encinas, quien les aseguró el establecimiento de una mesa de trabajo para llevar a cabo el rescate.

A esto se suma a que el año pasado la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) declaró que el caso se encontraba en la última fase de un litigio que implica a más de 1.000 familiares de víctimas y a la empresa minera más grande del país, Grupo México.

Brower también muestra alegría por haber despertado hoy con el mensaje de apoyo de López Obrador, quien durante su conferencia de prensa matutina abrió la puerta a reanudar las tareas de búsqueda.

“Esta es la primera vez en varios sexenios que un presidente se compromete con el rescate”, aseguró Brauer.

Durante todos estos años, la exigencia de una expedición en busca de los cuerpos cautivos dentro de la mina fue un imposible, ya que tanto la empresa como los dirigentes se negaron a llevar a cabo las labores correspondientes.

“La interpretación lógica es que la propia empresa no quería abrir la mina porque la mina se encontraba en condiciones desastrosas en términos de seguridad”, explica.

Entrar en ella, a ojos de la defensora de derechos humanos, supone inspeccionar un espacio lleno “de evidencia que llevaría a esclarecer responsabilidades penales” para la empresa Grupo México.

Silvia Martínez, hermana de uno de los mineros fallecidos, contó a Efe que se siente “un poquito tranquila en cuestión de que se ven avances en el Gobierno”.

“Quieren abrir una mesa de trabajo que no se había logrado en estos 13 años”, aseguró, considerando este hecho como una esperanza que nunca antes tuvieron como familiares.

Aún con estas buenas noticias, reconoce también que la situación “se vive igual que el primer día: es totalmente doloroso, se recuerda todo”.

“Siempre ha habido esperanza, siempre hemos querido cerrar el círculo, saber qué es lo que pasó, cómo les ocurrió la desgracia, qué fue lo que pasó adentro porque por afuera se dicen muchas cosas pero queremos saber qué fue lo que realmente pasó, qué les sucedió a ellos, cómo fue su muerte”, continúa diciendo con el semblante roto.


Anuncio