Anuncio

Familiares de víctimas oran en sitio de explosión de ducto en México

Cientos de personas del poblado de Tlahuelilpan, en el estado de Hidalgo (México), participan el miércoles 30 de enero de 2019, en una misa en memoria de los fallecidos en la explosión del ducto de gasolina. EFE/Archivo

Cientos de personas del poblado de Tlahuelilpan, en el estado de Hidalgo (México), participan el miércoles 30 de enero de 2019, en una misa en memoria de los fallecidos en la explosión del ducto de gasolina. EFE/Archivo

EFE

Familiares de las víctimas de la explosión de un ducto de combustible en el estado mexicano de Hidalgo se reunieron este lunes en oración en el sitio de la tragedia ocurrida hace un mes, que ya ha costado la vida a 130 personas.

Portando flores y fotos de sus parientes, decenas de familiares se tomaron de las manos y comenzaron a rezar evocando a las víctimas, mientras algunos utilizaron palas para rellenar la zanja donde se produjo la explosión en una toma clandestina de combustible.

De acuerdo en el más reciente recuento de las autoridades, 130 personas fallecieron a causa del estallido y 15 aún se encuentran heridas.

El pasado 18 de enero, un grupo de pobladores del municipio de Tlahuelilpan, en el céntrico estado de Hidalgo, reventó un oleoducto de hidrocarburo y empezó a sustraer, de una forma rudimentaria, la gasolina.

Al cabo de dos horas, y pese a la presencia del Ejército, que poco pudo hacer para controlar a los centenares de personas que se acercaron a recoger gasolina, se registró una fuerte explosión.

Desde que llegó al poder el 1 de diciembre pasado, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, comenzó un combate frontal al robo de hidrocarburos que desde hace años sufría la empresa estatal Petróleos Mexicanos (Pemex).

Según fuentes oficiales, las pérdidas llegaron a 65.000 millones de pesos (unos 3.400 millones de dólares) tan solo en 2018.

Para acabar con esta problemática, se reforzó la vigilancia de los ductos desplegando miles de agentes de seguridad y se cambió el método de transporte de gasolina a uno que privilegia el uso de camiones cisterna.

Pese a que las medidas generaron desabastecimiento de combustible en varios estados del país en enero, el combate contra el sistemático robo de combustible ha disparado la popularidad de López Obrador, según reveló recientemente una encuesta del periódico El Financiero.

De acuerdo con el sondeo, López Obrador tenía una aprobación del 70 % a finales de diciembre, cuando comenzó su campaña contra el robo de gasolina, y aumentó a 76 % a mediados de enero y a 86 % a principios de febrero.

El combate contra el “huachicoleo”, como se conoce la toma ilegal de hidrocarburos, tiene la aprobación de 80 % de los encuestados, mientras que solo 12 % tienen una opinión mala o muy mala.


Anuncio