Anuncio

Primer ministro canadiense niega de nuevo que presionase a su exministra

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau. EFE/Archivo

El primer ministro canadiense, Justin Trudeau. EFE/Archivo

EFE

El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, volvió a negar hoy que ordenase a su exministra de Justicia ofrecer un trato de favor a una empresa canadiense, un creciente escándalo que está afectando a su credibilidad.

Trudeau afirmó hoy en una conferencia de prensa que pese a lo afirmado por algunos medios de comunicación en los últimos días, no dio órdenes a su exministra Jody Wilson-Raybould de ayudar a SNC-Lavalin, la mayor empresa de ingeniería y construcción del país.

Según el primer ministro canadiense, en sus conversaciones con Wilson-Raybould le aseguró que era su decisión y que “por supuesto” él no la ordenaría que favoreciese a SNC-Lavalin.

SNC-Lavalin está acusada de corrupción por pagar sobornos al régimen del fallecido líder libio Muamar el Gadafi para conseguir contratos multimillonarios.

La empresa, que emplea a unas 9.000 personas en Canadá, ha solicitado llegar a un acuerdo con la fiscalía para evitar el juicio y una más que probable condena criminal, lo que supondría que la empresa no pueda participar en proyectos financiados con dinero público canadiense.

Pero la Fiscalía canadiense se ha negado a ofrecer a SNC-Lavalin una solución que evitase el proceso judicial.

El periódico canadiense “The Globe and Mail” publicó la semana pasada un artículo en el que señaló que la oficina del primer ministro canadiense presionó a Wilson-Raybould para que llegase a un acuerdo con SNC-Lavalin.

La prohibición de participar en obras públicas en Canadá afectaría gravemente a la empresa.

En 2013, el Banco Mundial (BM) ya prohibió su participación durante 10 años en proyectos de la institución porque SNC-Lavalin pagó de sobornos en dos proyecto en Bangladesh y Camboya financiados por el BM.

Wilson-Raybould fue sustituida como ministra de Justicia y nombrada ministra para asuntos de Veteranos, una cartera considerada menor y una degradación.

Tras días de controversia, Wilson-Raybould dimitió y anunció que está consultado con expertos legales para decidir si puede hablar sobre las supuestas presiones que recibió en el caso de SNC-Lavalin.


Anuncio