Anuncio

Espinosa defiende que la única salida para Venezuela es el diálogo

La presidenta de la Asamblea General de Naciones Unidas, María Fernanda Espinosa, pronuncia su discurso durante la ceremonia inaugural de la Cumbre del Clima (COP24) que se celebró en Katowice (Polonia), el 3 de diciembre de 2018. EFE/SOLO USO EDITORIAL

La presidenta de la Asamblea General de Naciones Unidas, María Fernanda Espinosa, pronuncia su discurso durante la ceremonia inaugural de la Cumbre del Clima (COP24) que se celebró en Katowice (Polonia), el 3 de diciembre de 2018. EFE/SOLO USO EDITORIAL

EFE

La presidenta de la Asamblea General de la ONU, María Fernanda Espinosa, considera que la única opción para poner fin a la crisis en Venezuela es una negociación y que, por ello, deben apoyarse las propuestas de diálogo planteadas por distintos países.

“Creo que la única salida posible es una salida dialogada, una salida política a la situación de Venezuela. Creo que eso es bastante claro”, dijo a Efe la excanciller ecuatoriana.

Espinosa defendió que debe darse prioridad a “toda iniciativa que favorezca una salida política, negociada y pacífica” y se mostró favorable a que el secretario general de la ONU, António Guterres, pueda aportar sus “buenos oficios” si así se lo piden las partes.

“Creo que es así como la ONU debe actuar en situaciones como esta”, señaló la diplomática, que recordó que la Carta fundacional de la organización establece principios como el diálogo, la solución pacífica de los conflictos y la no intervención.

En ese sentido, apuntó que está siguiendo con mucho interés los pronunciamientos de varios países y grupos de naciones que hablan de la necesidad de un diálogo y dijo que se mantiene en contacto constante con Guterres.

Además, subrayó su preocupación por “la crisis económica” que afecta a Venezuela y “por la falta de acceso a los servicios y a los bienes fundamentales para la población venezolana”, recordando que es el pueblo “quien sufre en estos conflictos”.

La tensión en Venezuela se incrementó a partir del pasado 23 de enero cuando el jefe del Parlamento venezolano, Juan Guaidó, se adjudicó las competencias del Ejecutivo como presidente encargado del país por considerar ilegítimo a Nicolás Maduro tras ser reelegido en unos comicios que la oposición tacha de “fraudulentos”.

Esta acción aceleró la crisis política en Venezuela, debido a que, además, buena parte de la comunidad internacional, como Estados Unidos y varios países europeos y latinoamericanos, han dado su respaldo a Guaidó y presiona para que se convoque a elecciones.


Anuncio