Anuncio

Primer aumento de salario mínimo en una década en Nuevo México se abre paso

Un proyecto de ley para aumentar por primera vez en una década el salario mínimo en Nuevo México, de 7,50 a 10 dólares la hora, pasó al Senado estatal, después de superar con éxito su tramite en la Cámara de Representantes. EFE/Archivo

Un proyecto de ley para aumentar por primera vez en una década el salario mínimo en Nuevo México, de 7,50 a 10 dólares la hora, pasó al Senado estatal, después de superar con éxito su tramite en la Cámara de Representantes. EFE/Archivo

EFE

Un proyecto de ley para aumentar por primera vez en una década el salario mínimo en Nuevo México, de 7,50 a 10 dólares la hora, pasó al Senado estatal, después de superar con éxito su tramite en la Cámara de Representantes.

Si el proyecto es aprobado en la cámara alta será enviado para su firma al escritorio de la gobernadora Michelle Lujan Grisham, quien ha elogiado esta iniciativa.

El representante demócrata Miguel P. García, copatrocinador de la propuesta de la cámara, dijo a medios locales que los trabajadores de bajos salarios son fundamentalmente mujeres.

“Con el aumento del salario mínimo se trata de reducir la desigualdad, pero también de restaurar el verdadero valor del trabajo”, dijo García.

El proyecto de ley 31 aprobado por la Cámara de Representantes, además de aumentar el salario mínimo, prevé poner en marcha futuros aumentos cada verano y plantea eliminar gradualmente el salario mínimo por debajo del fijado permitido para camareros y otros empleados que reciben propinas.

Los legisladores republicanos rechazaron la propuesta con el argumento de que un aumento como el propuesto obligaría a algunos restaurantes a cerrar y, en última instancia, perjudicaría a los trabajadores.

Agregaron que la propuesta eliminación gradual del salario por propina, una disposición legal que permite que los trabajadores reciban un salario inferior al mínimo por hora, siempre y cuando sus propinas compensen la diferencia, interrumpiría un modelo de negocio que ya funciona bien para los camareros.

“Estas leyes y reglas atan nuestras manos a la espalda”, dijo el representante republicano Martin Zamora, quien agregó que “no te dan la libertad que nos ha hecho prosperar”.


Anuncio