Anuncio

Piden a FBI investigue incidente de 11 descargas con pistola “taser”

Según explicó el jefe de policía, James O'Neill, en el tiroteo, otro agente identificado como Matthew Gorman, recibió un disparo en la pierna y fue trasladado por una persona que pasaba por el lugar a un hospital, donde se encuentra en situación estable. EFE/EPA/Archivo

Según explicó el jefe de policía, James O’Neill, en el tiroteo, otro agente identificado como Matthew Gorman, recibió un disparo en la pierna y fue trasladado por una persona que pasaba por el lugar a un hospital, donde se encuentra en situación estable. EFE/EPA/Archivo

EFE

La Fiscalía del Condado de Maricopa pidió al FBI este miércoles que investigue el incidente en el que agentes de la Policía de Glendale (Arizona) realizaron 11 descargas con pistola eléctrica tipo “taser” contra un hombre que ha interpuesto una demanda federal.

El fiscal del condado, Bill Montgomery, dijo que tras revisar personalmente los videos que registran el hecho, ocurrido en 2017, determinó que “se justifica una mayor investigación” por parte de una agencia externa, en aras de “garantizar la confianza” de la comunidad.

La declaración de Montgomery, quien el martes alegó que no había una probabilidad razonable de condena por el caso, llega el mismo día en que el gobernador de Arizona, Doug Ducey, pidió a la fiscalía de este condado que revisara la investigación inicial, a la que calificó de “completamente inaceptable”.

El incidente ocurrió cuando el hombre, Johnny Wheatcroft, sentado en el lugar del copiloto y que tenía a su esposa y sus dos hijos menores de edad en los asientos de atrás, rechazó identificarse con el agente Matt Schneider.

Los agentes abordaron el vehículo por una violación de tráfico, pero la situación derivó rápidamente en el incidente.

La demanda fue presentada por Wheatcroft en 2018, va dirigida contra tres agentes y alega que la Policía utilizó “una fuerza ilegal, innecesaria, excesiva y sin razón” y que violó sus derechos civiles.

A raíz del incidente, del que el martes la Policía de Glendale difundió videos, el agente Schneider fue suspendido por 30 horas de trabajo, especialmente por usar la pistola “táser” con el detenido esposado.

Una investigación previa de la Policía concluyó que la fuerza utilizada por Schneider “demostró una falta grave de juicio” y exhibió “negligencia grave”, pero salvo la suspensión no se tomaron otras sanciones.

En los vídeos se aprecia el momento en el que Wheatcroft se niega a identificarse y alega que no tiene por qué hacerlo al estar sentado en el asiento del copiloto.

Momentos después empieza un forcejeo entre el sujeto y uno de los agentes, que le tuerce el brazo, y poco después se dan las descargas eléctricas, que se repiten incluso con Wheatcroft esposado en el suelo.

Según la Policía, en el interior del vehículo encontraron metanfetamina.

Wheatcroft está ahora encarcelado por un robo sin relación con el incidente de 2017.


Anuncio