Anuncio

Las potencias discuten fórmulas para combatir la violencia sexual en guerras

La ministra alemana de Justicia, Katarina Barley, ofrece una rueda de prensa en la sede del Ministerio, en Berlín, Alemania, el 26 de marzo del 2018. EFE/Archivo

La ministra alemana de Justicia, Katarina Barley, ofrece una rueda de prensa en la sede del Ministerio, en Berlín, Alemania, el 26 de marzo del 2018. EFE/Archivo

EFE

Las potencias del Consejo de Seguridad de la ONU discutieron este viernes iniciativas para combatir la violencia sexual en las guerras, insistiendo en la necesidad de hacer más para que los responsables rindan cuentas.

La ministra de Justicia alemana, Katarina Barley, presidió una sesión informal para estudiar posibles acciones por parte de Naciones Unidas y para compartir prácticas que se están llevando a cabo en distintos países.

En el caso de Alemania, Barley destacó el compromiso de las autoridades para investigar y perseguir casos graves bajo una “jurisdicción universal” que les permite actuar aunque ni el responsable ni las víctimas sean alemanas.

“Alemania quiere enviar un claro aviso a posibles criminales en cualquier lugar del mundo: pueden esperar castigo por esos crímenes, incluso años después del delito. No deben considerar Alemania un lugar seguro”, recalcó la ministra.

El Gobierno alemán, impulsor de la reunión, propuso entre otras cosas que la ONU y sus Estados miembros aumenten los programas de ayuda a las víctimas y que el Consejo de Seguridad preste más atención a la cuestión, por ejemplo utilizando al grupo de expertos del que dispone para analizar el comportamiento de distintas partes de los conflictos.

La embajadora adjunta de Francia, Anne Gueguen, defendió en una línea similar que la comunidad internacional debe dar más respaldo a las víctimas y actuar para prevenir, disuadir y castigar la violencia sexual en las guerras.

El representante estadounidense, Jonathan Cohen, destacó cómo a menudo se utiliza esa violencia sexual como un arma, para destruir el tejido social de comunidades, e insistió en que el Consejo de Seguridad debe actuar contra estos crímenes.

EE.UU., dijo Cohen, apuesta por reforzar el marco legal para que los culpables rindan cuentas, asegurar que los supervivientes tienen acceso a apoyo y prevenir este tipo de violencia promoviendo “comunidad seguras” y protegiendo a mujeres y niñas " de todas las formas de violencia de género”.

Rusia, mientras tanto, subrayó en su intervención que la mejor forma de prevenir la violencia sexual es combatir la violencia en general, dando prioridad a la consolidación del poder de las autoridades nacionales en territorios con problemas.

Moscú, al mismo tiempo, advirtió contra el uso “político” de tribunales internacionales para perseguir a supuestos responsables de estos crímenes y subrayó que no se puede actuar solo en base a “informes de organizaciones no gubernamentales o campañas masivas en internet”.

“También hay que tener en cuenta que la violencia sexual solo es un tipo de crimen. ?Son los asesinatos en masa o las extracciones de órganos humanos menos atroces?”, se preguntó el embajador adjunto ruso, Gennady Kuzmin.


Anuncio