Anuncio

Renuncia el ayudante general de la Guardia Nacional de Puerto Rico

El ayudante general de la Guardia Nacional de Puerto Rico, Isabelo Rivera. EFE/Archivo

El ayudante general de la Guardia Nacional de Puerto Rico, Isabelo Rivera. EFE/Archivo

EFE

El ayudante general de la Guardia Nacional de Puerto Rico, Isabelo Rivera, renunció hoy a su puesto, tras 42 años de servicio al Ejército correspondiente a la isla caribeña, según informó el propio jefe militar en una carta y a la que Efe obtuvo copia.

En la misiva, Rivera indica que después de las cuatro décadas “de servicio al pueblo de Puerto Rico” y a los Estados Unidos, ha puesto en disposición del gobernador de la isla, Ricardo Rosselló, la posición de ayudante general de la Guardia Nacional local, para la cual el jefe del Ejecutivo le designó el 9 de enero de 2017 y confirmado por el Senado en marzo del mismo año.

“Agradezco infinitamente a todos y cada uno de ustedes, hombres y mujeres de nuestra Guardia Nacional, el servicio de desinteresado, compromiso y fidelidad demostrada a la institución y a Puerto Rico durante el tiempo como su ayudante general”, prosigue Rivera en su carta.

“Los retos que enfrentamos juntos durante los pasados dos años solo han demostrado la valía, gallardía y profesionalismo de cada uno de los ciudadanos-soldados, aviadores y civiles que conforman esta gran organización”, agregó Rivera, natural de Las Piedras, municipio en la costa oriental de la isla.

Rivera reconoció que sus logros personales y familiares “se han debido, primero a Dios y luego a la Guardia Nacional de Puerto Rico”, cuyo organismo dijo que le brindó la oportunidad en 1976 “de crecer como individuo y profesional con el ejemplo de los grandes hombres y mujeres, oficiales comisionados y no-comisionados que han dejado huella en su vida y en nuestra institución”.

Rivera, a su vez, exhortó a sus colegas “a que continúen brindando el mismo servicio de excelencia y compromiso que nos ha caracterizado y de la misma firma sigan siendo ejemplo de integridad, valores y dedicación que tanta falta hace en nuestra Isla”.

“Siempre llevaré con gran orgullo el recuerdo de haber servido con cada uno de ustedes, a sus familias y al pueblo de Puerto Rico. Guardia Nacional de Puerto Rico... ?Siempre Presente!”, concluyó Rivera su carta de renuncia.

El general Rivera había ocupado también varios puestos dentro de la Guardia Nacional, entre ellos, comandante de compañía, comandante de batallón, oficial de Propiedad y Presupuesto de la milicia y jefe de Estado Mayor Conjunto, entre otros.

Las condecoraciones y reconocimientos de Rivera incluyen medallas de Servicio Superior de Defensa, Servicio Meritorio, Encomio y Logro del Ejército, Logros de la Reserva del Ejército, Servicio de Defensa Nacional, Servicio del Ejército, Servicio Nacional, así como tres medallas de la Reserva de las Fuerzas Armadas.

La educación militar del general Rivera incluye cursos de finanzas, administración de suministros, desarrollo logístico, antiterrorismo y defensa Interamericana, entre otros.

El general Rivera es además miembro de la Asociación de la Guardia Nacional de los Estados Unidos, de la Asociación de Oficiales de la Guardia Nacional de Puerto Rico y de la Sociedad Americana de Auditores Militares.

Su educación civil incluye un bachillerato en Economía de la Universidad de Puerto Rico, una maestría en Administración de Empresas de la Universidad Metropolitana de Puerto Rico y un juris doctor en Derecho de la Universidad Interamericana de Puerto Rico.


Anuncio