Anuncio

Evo Morales se solidariza con las víctimas del incendio en el club Flamengo

El presidente de Bolivia, Evo Morales. EFE/Archivo

El presidente de Bolivia, Evo Morales. EFE/Archivo

EFE

El presidente de Bolivia, Evo Morales , envió este viernes un mensaje de apoyo a las familias de las víctimas del incendio en el centro de entrenamiento del club Flamengo en Río de Janeiro, que provocó al menos diez fallecidos.

“Nuestra solidaridad con los familiares de las víctimas fatales y desaparecidos, en su mayoría jóvenes futbolistas, en un incendio en la Ciudad Deportiva de Flamengo, en Río de Janeiro”, escribió Evo Morales en su cuenta en Twitter.

El mandatario boliviano expresó en la red social su esperanza “de que los sobrevivientes se recuperen pronto”.

Morales es un gran aficionado al fútbol, que practica con asiduidad, y ha participado en eventos solidarios con estrellas internacionales de este deporte.

Al menos diez personas murieron y tres resultaron heridas en un incendio desatado este viernes en el centro de entrenamiento del Flamengo, el equipo más popular de Brasil.

Las llamas destruyeron el alojamiento donde dormían jugadores de base del Flamengo, de entre 14 y 17 años, según el Cuerpo de Bomberos de Río de Janeiro, que señaló que todos los fallecidos podrían ser adolescentes.

Los tres heridos que fueron trasladados de urgencia a hospitales de la zona, con lesiones de diversa consideración.

El suceso se produjo alrededor de las 05.00 hora local (07.00 GMT) en las instalaciones del denominado Ninho do Urubu, donde se entrenan el conjunto carioca y las categorías inferiores, que está considerado como uno de los centros de entrenamiento más modernos de Latinoamérica.

Los equipos de bomberos que acudieron al lugar consiguieron extinguir el incendio unas dos horas después y posteriormente trabajaron para evitar nuevos focos.

Por el momento, se desconoce el motivo del desastre, mientras que familiares de los jóvenes se concentraron a las puertas de la ciudad deportiva flamenguista para obtener información sobre el paradero de sus seres queridos.

El gobernador de Río de Janeiro, Wilson Witzel, decretó tres días de luto oficial.


Anuncio