Anuncio

Benicio Del Toro dice que la vida de exbaloncestista Dalmau debe ser un filme

PUERTO RICO BALONCESTO:MIA15. SAN JUAN (PUERTO RICO), 17/12/2018.- Fotografía del 12 de diciembre de 2018, donde aparece el exbaloncestista puertorriqueño Raymond Dalmau mientras posa frente a un mural dedicado a figuras del baloncesto puertorriqueño en el Coliseo Roberto Clemente de San Juan. El exbaloncestista olímpico y exseleccionador del quinteto boricua, Raymond Dalmau, ha publicado su libro, "From Harlem a Puerto Rico", en el que detalla sus inicios en el deporte en Nueva York hasta convertirse en profesional en la isla, su experiencia como técnico y su supervivencia a un cáncer de colon. EFE/Jorge Muñiz

PUERTO RICO BALONCESTO:MIA15. SAN JUAN (PUERTO RICO), 17/12/2018.- Fotografía del 12 de diciembre de 2018, donde aparece el exbaloncestista puertorriqueño Raymond Dalmau mientras posa frente a un mural dedicado a figuras del baloncesto puertorriqueño en el Coliseo Roberto Clemente de San Juan. El exbaloncestista olímpico y exseleccionador del quinteto boricua, Raymond Dalmau, ha publicado su libro, “From Harlem a Puerto Rico”, en el que detalla sus inicios en el deporte en Nueva York hasta convertirse en profesional en la isla, su experiencia como técnico y su supervivencia a un cáncer de colon. EFE/Jorge Muñiz

EFE

El actor puertorriqueño y ganador de un Oscar Benicio del Toro afirmó hoy que la vida del exbaloncestista olímpico puertorriqueño Raymond Dalmau, merece convertirse en una película y presentarse en la pantalla grande.

Así lo dio hoy a entender hoy Del Toro durante un conversatorio con el jugador en la presentación de su autobiografía, “Raymond Dalmau, from Harlem a Puerto Rico”, en un acto celebrado en el centro comercial Plaza Las Américas ante más de un centenar de personas que aprovecharon para comprar el libro y tomarse fotos y conseguir el autógrafo con ambas figuras.

Del Toro fue quien escribió el prólogo del ejemplar por intenciones del actor de que el exdeportista plasmara sus memorias en un libro.

Dalmau fue quien escogió a Del Toro para escribir el prólogo, pues ambos son amigos desde hace un par de décadas, por el interés del actor en el exdeportista.

La afición del actor con Dalmau proviene desde que el exbaloncestista jugó con los Piratas de Quebradillas y la selección de baloncesto de Puerto Rico.

Además, Del Toro participó en la película “Basquiat”, en la que hizo el papel de Danny, pero al momento en que le entregaron el libreto, no llevaba apellido, por lo que el actor boricua le incluyó el apellido Dalmau.

Esta inclusión llevó además a Del Toro a utilizar una réplica de una camiseta de Dalmau de la escuadra puertorriqueña con su número 14.

Aunque Del Toro admitió que no ha pensado en producir o dirigir alguna película vinculada directamente con el baloncesto, aseguró que “el cuento” de Dalmau “es muy interesante”.

“Le dije que tenia que contar este cuento porque es parte de una cultura, de una época y no hay un libro que vaya a fondo sobre el baloncesto en Puerto Rico. Yo me siento orgulloso de ser amigo de él”, afirmó Del Toro.

“Es una cosa bien linda también el ser parte de la historia del libro”, añadió.

Poco después de nacer Dalmau, a finales de octubre de 1948 en Puerto Rico, su madre, Concepción Pérez, se trasladó con éste hacia Nueva York, donde el exdeportista se crió y se desarrolló como baloncestista hasta los 17 años.

Fue entonces que la gerencia de los Piratas de Quebradillas, de la Liga profesional de baloncesto de Puerto Rico, le buscó en Nueva York y contrató para jugar en la isla, marcando el regreso de Dalmau al territorio caribeño e imponiendo su estilo callejero de “La ciudad que nunca duerme”.

En el libro, Dalmau repasa sus orígenes, en como llegó a formar parte y encabezar junto al también “nuyorrican” Neftalí Rivera la edición de la década del 70 y 80 de los Piratas, con los que ganó numerosos campeonatos, y levantar un interés deportivo a los habitantes de Quebradillas.

“El venir de Nueva York a Puerto Rico, solo, a un ‘pueblito’, ganarse esa gente, su corazón y darle alegría, es un cuento muy lindo”, afirmó Del Toro, ganador de un Oscar por su papel secundario en la película “Traffic” (2001).

La contribución de Dalmau y Rivera, así como de otros “nuyorricans”, como Georgie Torres, Angelo Cruz, Charlie Bermúdez o Néstor Cora, influyó en la próxima generación de la selección, liderada por José “Piculín” Ortiz, Mario “Quijote” Morales y Fico López.

En el ejemplar, Dalmau también relata su época como dirigente, ganando en la isla en seis ocasiones el premio de Dirigente del Año, sus sinsabores, incluso con el Equipo Nacional y su lucha contra el cáncer, entre otros.

Dalmau también representó a Puerto Rico en varios torneos internacionales, incluyendo tres Juegos Olímpicos -México ’68, Múnich'72 y Montreal'76, tres Mundiales, cuatro Juegos Panamericanos y cuatro Juegos Centroamericanos y del Caribe (JCC).

El jugador indicó sentirse “contento” por haber plasmado su vida en un libro, en el cual afirmó que plasmó “la verdadera historia de lo que es un ‘nuyorrican’, desde Nueva York hasta llegar a Puerto Rico”.

“La verdad es que mi historia es única, porque pasa en un tiempo en el que el baloncesto en Puerto Rico no había crecido -pues- dependía de los jugadores nativos. Al yo llegar e implantar mi juego y llegar más, eso lo tenía que saber la gente. Fue un impacto a la sociedad puertorriqueño y hay que contarlo”, afirmó.

Igualmente, en el ejemplar destaca “cómo uno se inserta en la cultura puertorriqueña y esa dinámica”.

“Desde la mitad del 60 al 70 vinieron muchos ‘nuyorricans’ que impactaron los modelos de ‘Piculín’, ‘Qujote’ y esa historia había que contarla”, sostuvo Dalmau, quien admitió además que Del Toro fue uno de tantas amistades que lo impulsaron a publicar sus memorias.

Parte de esa dinámica social Dalmau también la relata en el libro y la recordó durante la charla.

Dalmau relató que cuando llegó a Quebradillas, “no había nada que hacer” y que ya a las siete de la noche “no había nadie en la calle”, cambio con respecto a Nueva York.

“Era totalmente diferente a lo que estaba acostumbrado. Ese estilo de vida me encantó, la tranquilidad, la gente y fue algo que yo no había experimentado antes”, contó Dalmau.


Anuncio