Anuncio

Hirscher y Shiffrin, gran atracción en la despedida de Vonn y Svindal

La estadounidense Mikaela Shiffrin. EFE/Archivo

La estadounidense Mikaela Shiffrin. EFE/Archivo

EFE

La estadounidense Mikaela Shiffrin y el austriaco Marcel Hirscher, los grandes dominadores del esquí alpino, serán la gran atracción de los Mundiales de Are (Suecia), que arrancan este martes y que servirán de despedida de la alta competición de otros dos astros del deporte rey invernal, la estadounidense Lindsey Vonn y el noruego Aksel Lund Svindal.

Shiffrin, que a los 23 años lo ha ganado absolutamente todo en el esquí y que el sábado festejó su decimotercera victoria del curso, no para de batir récords; y, salvo desgracia, se anotará su tercer triunfo seguido en la general de la Copa del Mundo. Competición en la que Hirscher, de 29, avanza firme hacia su octavo éxito seguido.

El astro salzburgués cerró el círculo la pasada campaña, cuando, al ganar la combinada, capturó, en los Juegos de PyeongChang (Corea del Sur), el único título que le faltaba: el olímpico. Un éxito que repetiría unos días más tarde, al ganar el gigante.

Tras cambiar de estado civil y estrenar paternidad el pasado verano, Hirscher afirmó que se tomaría con mucha calma la temporada, anteponiendo su vida privada a su carrera deportiva. Motivo que no le ha impedido lograr nueve victorias y elevar a 68 su relación de éxitos en la competición de la regularidad, que lidera claramente, con casi 500 puntos de ventaja sobre el francés Alexis Pinturault.

Uno de los que cuestionará su dominio en Suecia, al igual que el noruego Henrik Kristoffersen -su ‘eterno segundo'- y la gran promesa gala, Noel Clement, que esta temporada ya ha ganado dos veces.

Hirscher, advirtió, no obstante, de que su principal objetivo del año serían los Mundiales (en los que cuenta nueve medallas, seis de oro), que arrancan este martes con la disputa del supergigante femenino. La única disciplina en la que le faltaba ganar a Shiffrin. Y en la que este curso (tras ingresar en el selecto club de ganadoras -siete- en todas las modalidades) la súper-campeona de Vail (Colorado) ya lleva tres triunfos.

Si la ventaja de Hirscher en la Copa del Mundo es enorme, la de Shiffrin es gigantesca. La campeona olímpica de eslalon más joven de la historia -con 18 años, en los Juegos de Sochi'14 (Rusia)-, que en PyeongChang ganó otro oro en gigante, lidera con más de 650 puntos sobre Petra Vlhova. La única capaz de ganarla en un eslalon, disciplina en la que la eslovaca ha sido cinco veces segunda, por detrás de la niña prodigio reconvertida en devoradora de récords. Que ya cuenta 56 triunfos en la Copa del Mundo.

Una competición en la que ninguna mujer iguala los 82 de Lindsey Vonn, de 34 años, la esquiadora más mediática del último decenio.

La estrella de Minesota centró la pasada campaña en los Juegos, pero salió de Corea con un bronce en descenso que se antojaba como un exiguo botín. Por lo que anunció que seguiría compitiendo otra temporada, apuntando al récord absoluto de Ingemar Stenmark, que entre 1974 y 1989 festejó 86 triunfos para Suecia, uno de ellos en España: en Sierra Nevada (Granada) y en 1977.

Su cuerpo le ha ordenado poner fin a una carrera que sin tantas lesiones hubiese sido aún mucho más brillante y Vonn -oro olímpico, doble campeona mundial y cuádruple ganadora de la Copa del Mundo- anunció el pasado fin de semana que se retirará después del Mundial, en el que disputará el descenso y el supergigante de este martes.

El traspaso de poderes se escenificó hace dos semanas en Cortina d’Ampezzo, donde Lindsey fue decimoquinta y novena en los dos descensos; y se salió de recorrido en el ‘súper’, que ganó Shiffrin.

Vonn dejó Italia entre lágrimas; explicó que se lo iba a pensar muy bien, se saltó las pruebas de Garmisch (Alemania); y el viernes anunció que las de Are -que tras 1954 y 2007 albergará por tercera vez unos Mundiales- serán las últimas pruebas que corra.

En Suecia también se despedirá Aksel Lund Svindal, otro que sería aún más grande de no haber sufrido tantas lesiones graves.

El noruego (36 años), doble ganador de la Copa del Mundo y doble campeón olímpico, se convirtió hace seis años, en los de Schladming (Austria), en el primer hombre en ganar títulos en cuatro Mundiales seguidos. Suma cinco, dos de ellos hace 12 años. En Are.

Svindal había puesto el broche de oro a su carrera el año pasado en PyeongChang, donde se proclamó campeón olímpico de descenso, la prueba reina. Pero decidió seguir otro curso más y esta campaña amplió a 36 su relación de victorias en Copa del Mundo al ganar el ‘súper’ de Val Gardena (Italia).

Tina Weirather, de Liechtenstein; la noruega Ragnhild Mowinckel, la alemana Viktoria Rebensburg, la austriaca Nicole Schmidhofer y la eslovena Ilka Stuhec le discutirán el triunfo a la reina saliente y a su heredera este martes en el supergigante. La prueba inaugural de unos Mundiales en los que el vasco Juan del Campo -que la semana pasada, en Schladming, se convirtió en el primer hombre en 33 años que mete España en una segunda manga de una prueba de Copa del Mundo- lidera el equipo español, que también integra el barcelonés Quim Salarich, al igual que él olímpico en PyeongChang.

Los catalanes Alex Puente y Nuria Pau; y el guipuzcoano Adur Etxezarreta completan el conjunto español que competirá en Are.

Adrian R. Huber


Anuncio