Anuncio

El país, preocupado por la presencia de Hizbulá en el Gobierno libanés

El primer ministro libanés, Saad Hariri, ofrece una rueda de prensa en su residencia de Beirut. EFE/Archivo

El primer ministro libanés, Saad Hariri, ofrece una rueda de prensa en su residencia de Beirut. EFE/Archivo

EFE

El país saludó hoy la formación de un nuevo Gobierno en el Líbano, con el que espera fortalecer su relación bilateral, aunque expresó su preocupación por la presencia en el Gabinete del grupo chií Hizbulá, organización que Washington considera “terrorista”.

El portavoz del Departamento de Estado, Robert Palladino, indicó en un comunicado que el país felicita al presidente Michel Aoun y al primer ministro, Saad Hariri, por esta “ocasión histórica”.

“Esperamos colaborar con el nuevo Gobierno libanés para fortalecer aún más nuestra relación bilateral”, señaló Palladino, que manifestó el compromiso de Washington de continuar apoyando “en la construcción de un futuro estable y próspero” para ese país.

Además, anticipó que el secretario de Estado, Mike Pompeo, tiene previsto viajar al Líbano, sin precisar la fecha.

Palladino apuntó que EE.UU. espera que el nuevo Gobierno “tome acciones urgentes” para mejorar la difícil situación económica en el Líbano, a la vez que expresó su “firme apoyo” a la seguridad, estabilidad y soberanía de ese país.

Casi nueve meses después de la celebración de las elecciones legislativas, el Líbano anunció ayer la formación de Gobierno, encabezado por el anterior primer ministro Saad Hariri y con treinta carteras, cuatro de ellas a cargo de mujeres.

Los ministerios están repartidos de forma igualitaria entre cristianos y musulmanes y uno de los ministros representa a los seis diputados suníes afiliados al grupo chií Hizbulá, que habían obstaculizado la formación del Gabinete hasta ahora porque exigían tener presencia en el mismo.

“Nos preocupa que Hizbulá, señalado por Estados Unidos como una Organización Terrorista Extranjera, continúe ocupando cargos ministeriales y se le haya permitido nombrar al ministro de Salud Pública”, puntualizó el portavoz.

En ese sentido, Palladino pidió al nuevo Ejecutivo que garantice que los recursos y los servicios de esos ministerios no brinden apoyo a Hizbulá.

Además, dijo esperar que los partes que conforman el nuevo Gobierno apoyen la política libanesa de desvincularse de los conflictos regionales.

El portavoz resaltó igualmente los esfuerzos de los representantes libaneses de evitar el aumento de las tensiones a lo largo de la denominada Línea Azul, que hace de frontera entre el país árabe e Israel.


Anuncio