Anuncio

Cientos marchan en Puerto Rico para oponerse a prohibición de peleas de gallos

Dos gallos pelean en el "Club Gallístico de Puerto Rico", en Isla Verde. EFE/Archivo

Dos gallos pelean en el “Club Gallístico de Puerto Rico”, en Isla Verde. EFE/Archivo

EFE

Cientos de personas marcharon hoy por San Juan en defensa de la industria de la pelea de gallos en Puerto Rico, un sector del que se calcula viven 27.000 familias, tras la decisión del Congreso estadounidense de prohibir las mismas para el 19 de diciembre de este año.

Galleros de todas partes de la isla, así como una docena de alcaldes, se unieron a la marcha, que recorrió desde la playa de El Escambrón hasta La Fortaleza -sede del Ejecutivo-, para oponerse a la decisión aprobada dentro de una medida sobre agricultura por el Congreso de EEUU el pasado diciembre.

La iniciativa respondió a la aprobación por el Congreso estadounidense de la Ley Agrícola federal, mejor conocida como “Farm Bill”, que establece el fin de las peleas de gallos en Puerto Rico a partir de 2020.

El presidente de la Asociación Cultural y Deportiva de Gallos Finos de Pelea, Giovanny Nieves, sostuvo en entrevista con Efe que uno los propósitos de la manifestación fue para “luchar por nuestros gallos, nuestra cultura, nuestra tradición y nuestros empleos”.

“Eso es lo que representa la industria de gallos de Puerto Rico”, enfatizó Nieves, un médico de profesión, criadero de estas aves y uno de los tantos miles de seguidores de las peleas de gallo en la isla y amantes del llamado “deporte de los picos y las espuelas”.

“Es una incertidumbre bien grande. Esperamos que el gobernador y todos los sectores se unan para llevar la voz, de que todo Puerto Rico defiende esta industria y que no vamos a perder nuestros empleos”, enfatizó Nieves, quien destacó a los gallos de la isla por “su bravura y su gallardía en el combate”.

Por su parte, el alcalde de Aguas Buenas (centro-este), Javier García Pérez, dijo a Efe ser un defensor del también llamado “deporte de caballeros” porque es “un deporte oficial, cultural y deja millones (de dólares) a la economía de Puerto Rico”.

Según se ha informado, las peleas de gallos generan anualmente 80 millones de dólares y que tiene repercusión, de una manera u otra, en 300.000 personas.

Por ello, indicó que la Federación de Alcaldes de Puerto Rico -integrada por líderes municipales del gobernante Partido Nuevo Progresista- firmó la Resolución 1213, para expresar su oposición a la prohibición de las peleas de gallos.

La medida ordena una investigación sobre la evolución y desarrollo del deporte de las peleas de gallos en la isla, su impacto en la economía, instalaciones deportivas y regulaciones existentes

“Los municipios van a tener menos empleos y menos ingresos a las arcas municipales”, alertó García Pérez.

Otros homólogos de García Pérez fueron los de los municipios de Mayagüez, Dorado, Aibonito, Cayey, Arecibo e Isabela, así como varios legisladores, como José Luis Dalmau y Urayoán Hernández.

Dalmau, del opositor Partido Popular Democrático, dijo recientemente a Efe que hay un total de 82 galleras abiertas actualmente en Puerto Rico y que en 2018 asistieron a este espectáculo en la isla un total de 416.000 personas, una muestra de la magnitud de lo que el sector representa para la isla caribeña.

Asimismo, Joseph Deliz, de la Comisión de Agricultura del Colegio de Abogados de Puerto Rico, expresó a Efe su oposición a la decisión del Gobierno estadounidense pues fue “una imposición federal” a un deporte, que para él, “afectará la cultura” puertorriqueña.

Deliz destacó que en Puerto Rico las peleas de gallos se llevan celebrando desde hace cinco siglos.

No obstante, en 1898, bajo el régimen estadounidense, el Gobierno federal prohibió las peleas, aunque se continuaron llevando a cabo de manera clandestina.

Pero, no fue hasta el año 1933 que el legislador Rafael Martínez Nadal logró la aprobación de las peleas de gallos bajo la Ley 1, establecida por el gobernador de entonces Robert Gore.

Mientras, Mario Emmanuelli, un comerciante de Guayanilla (sur), destacó a Efe que esta industria “es beneficiosa” para dicho municipio, debido al bajo número de comercios en el pueblo.

“Esta industria, el perfil económico, alimenta mi zona y el pueblo. Queremos mantener este recurso que por años ha sido una entrada económica para todos nosotros”, abundó Emmanuelli Rullán, quien dijo que recientemente el Gobierno local la aprobó construir un proyecto ecoturístico con hospedería para internacionalizar el deporte.

Finalmente, el presidente de la Cámara baja, Carlos Méndez, anunció hoy, tras reunirse con grupos de galleros, la creación de comité multisectorial para lidiar con la prohibición federal de peleas de gallos.

Por su parte, el presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, dijo que “nuestro compromiso es dar la pelea y hacer lo que esté a nuestro alcance?. No hay problemas ni soluciones mágicas. Hay compromiso de lucha y deseo de prevalecer. Nosotros vamos pa’ lante con los gallos de pelea y vamos a dar el máximo para que entiendan, aquellos que se oponen, que es nuestra cultura, tradición y que la vamos a defender cueste lo que cueste”.


Anuncio