Anuncio

Avanza propuesta legislativa de suicido asistido en Nuevo México

Mary LaFrancis, de Fairfield, Iowa, sostiene una pancarta en protesta por la desconexión de la sonda de alimentación que mantiene viva a Terri Schiavo, una mujer de 41 años que lleva más de la tercera parte de su vida en coma. EFE/Archivo

Mary LaFrancis, de Fairfield, Iowa, sostiene una pancarta en protesta por la desconexión de la sonda de alimentación que mantiene viva a Terri Schiavo, una mujer de 41 años que lleva más de la tercera parte de su vida en coma. EFE/Archivo

EFE

Un proyecto de ley para legalizar el suicidio asistido de forma médica para pacientes con enfermedades terminales en Nuevo México fue aprobado hoy por el Comité de Salud y Servicios Humanos de la Cámara de Representantes estatal.

El proyecto promovido por la representante demócrata Deborah Armstrong de Albuquerque (NM) pasó así la primera prueba en la Asamblea legislativa de Nuevo México, en la que la mayoría está en manos demócratas desde las elecciones de noviembre pasado.

El siguiente paso le corresponde al Comité Judicial de la Cámara de Representantes.

Elizabeth Whitefield, una jueza que murió de cáncer en agosto de 2018 y pasó sus últimos años trabajando para respaldar dicho proyecto legislativo, le da nombre a esta propuesta legislativa.

“Es un honor para mí patrocinar este proyecto de ley en nombre de la fallecida jueza Elizabeth Whitefield y de muchos otros neomexicanos que desean, y merecen una muerte pacífica según sus propios términos cuando el sufrimiento se vuelve insoportable”, dijo Armstrong.

La ley actual en Nuevo México considera un delito mayor que un médico ayude a un paciente a terminar con su vida.

La nueva gobernadora de Nuevo México, Michelle Lujan Grisham, demócrata, expresó su apoyo durante la campaña para poner fin a la prohibición estatal del suicidio asistido médicamente.

Entre los opositores de la iniciativa promovida por Armstrong están líderes locales de la Iglesia Católica y una serie de legisladores republicanos.

En 1998 Oregón fue el primer estado en aprobar la ley de derecho a morir en el país. Le siguieron el estado de Washington, Vermont, California, Colorado y Hawai.

En el año 2009 la Corte Suprema del estado de Montana dictaminó que los médicos pueden utilizar la solicitud de un paciente de medicamentos para poner fin a su vida como defensa contra cualquier cargo criminal.


Anuncio