Anuncio

Criminalidad decreció en Los Ángeles en 2018 pero sube asaltos a indigentes

El alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti (C), ofrece una rueda de prensa. EFE/Archivo

El alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti (C), ofrece una rueda de prensa. EFE/Archivo

EFE

La delincuencia en Los Ángeles, California, disminuyó en 2018, algo que no se presentaba en la ciudad durante los últimos cinco años, aunque aumentaron los asaltos a indigentes, según estadísticas mostradas hoy por el alcalde Eric Garcetti y el jefe de la Policía local, Michel Moore.

“Es la primera vez en muchos años que les puedo decir que el crimen ha bajado en Los Ángeles”, dijo Garcetti en conferencia de prensa realizada en el cuartel general del Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD).

El alcalde destacó que los crímenes violentos han disminuido 67% desde 1992, lo que no solamente representa una mayor seguridad, sino, además, “una mayor confianza de la comunidad” en su fuerza de policía.

La delincuencia de las pandillas disminuyó un 8%, mientras la denuncias de violaciones se redujeron en 12,4%, destacó Garcetti.

De acuerdo con los datos ofrecidos, la delincuencia en general se redujo en todas las categorías, incluyendo los homicidios, que disminuyeron un 8.2%.

Los crímenes violentos bajaron 3,1%, mientras los delitos contra la propiedad vieron una reducción del 1,7% luego de incrementarse cada año desde 2015.

El único aumento de delincuencia, según trascendió, se presentó en robos personales, un 3% más.

El jefe del LAPD, el Comandante Michel Moore, destacó el trabajo de prevención que realizan las autoridades angelinas como uno de los factores que han propiciado la disminución de la delincuencia en la ciudad.

“Nuestra comunidad ha visto mejorar los esfuerzos de prevención”, anotó Moore al destacar igualmente que la información tecnológica permite al LAPD disponer de patrullas en forma oportuna en las áreas más sensibles al crimen.

Moore, de origen hispano y al frente de LAPD desde junio de 2018, recordó que 2018 fue el primer año en el que la policía hizo públicos los vídeos de las cámaras personales (corporales) de los agentes.

El jefe de la Policía local señaló que esto llevó a “un aumento de nuestra transparencia”, pero también a un mejor entendimiento de las reacciones de los policías ante las situaciones de riesgo, lo que permite “cultivar las mejores prácticas”.

Asimismo, el máximo jefe del LAPD recalcó el “compromiso para preservar la vida” de las personas que los agentes tienen como prioridad en sus encuentros con los delincuentes.

Las autoridades señalaron cómo el aumento de las personas “sin techo” o indigentes en la ciudad ha generado un incremento de hechos delictivos, en los que las víctimas, muchas veces, resultan ser los propios mendigos.

El número de “sin techo” víctimas de delitos aumentó, sin embargo, 96% en 2018, junto con los mayores incrementos en asaltos agravados, robos y hurtos, anotó Moore.

Para ello, la policía trabaja conjuntamente con programas de la alcaldía, con el fin de proteger a los desposeídos y buscar soluciones permanentes a la indigencia.

De igual forma, Moore aseguró que la colaboración conjunta con la alcaldía en programas como la prevención de pandillas y el apoyo a jóvenes en riesgo de delincuencia, ha permitido “comprometer recursos significativos para mejorar la seguridad y la operatividad”, disminuyendo la delincuencia de pandillas.

También, el apoyo de personal civil contratado por el LAPD ha permitido más presencia de los agentes en las calles. En 2018 se agregaron “más de 1 millón de horas de patrullaje” en relación con 2016.

“Cerca de 300 empleados más que hace dos años” ayudan a supervisar datos y prevenir situaciones de riesgo, al ofrecer información que permite a las patrullas estar presentes en lugares y horas donde puede presentarse un incremento de la delincuencia, señaló Moore.

“Estamos formando una fuerza de policía que refleja mejor la imagen de nuestra comunidad, especialmente en las áreas (de) inmigrantes”, destacó por su lado Garcetti.

En la conferencia de hoy igualmente se realzó la importancia del trabajo de miles de voluntarios que a través de organizaciones de vecinos, comités de seguridad y otros grupos ayudan a la prevención de la delincuencia y a mejorar la seguridad de los vecindarios.

En su informe de hace ahora un año, Charlie Beck, entonces jefe de LAPD, notificó que la violencia de las pandillas fue la principal causa de los homicidios registrados en Los Ángeles en 2017, año en el que se registró un aumento del 4 % de este tipo de crímenes en la segunda ciudad más poblada de EE.UU.


Anuncio