Anuncio

SIP repudia la detención en Venezuela del periodista brasileño Rodrigo Lopes

María Elvira Domínguez Lloreda, presidenta de la SIP habla durante una conferencia de prensa. EFE/Archivo

María Elvira Domínguez Lloreda, presidenta de la SIP habla durante una conferencia de prensa. EFE/Archivo

EFE

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) condenó hoy la “detención temporal” en Venezuela del periodista brasileño Rodrigo Lopes, que consideró que se trata de una “práctica abusiva” del Gobierno para “intimidar y restringir la circulación de información independiente”.

Lopes, enviado especial a Caracas del Grupo RBS de Brasil, fue retenido el viernes 25 de enero y mantenido incomunicado durante dos horas en una unidad militar frente al Palacio Miraflores.

Según la SIP, con sede en Miami, agentes del Centro Estratégico de Seguridad y Protección de la Patria (Cesppa) retuvieron su pasaporte y teléfono móvil, que luego le fueron devueltos.

El periodista, quien está ya de vuelta en Brasil, fue detenido cuando fotografiaba a partidarios de presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, en las cercanías del Palacio Miraflores, según un comunicado de esta organización.

Al parecer, un “hombre vestido de civil” le arrebató al periodista el teléfono y, al revisarlo, encontró imágenes y vídeos grabados horas antes en una manifestación en apoyo a Juan Guaidó, jefe del Parlamento venezolano, quien se proclamó el pasado miércoles presidente interino de Venezuela.

Estados Unidos, Canadá, Australia, Israel y países latinoamericanos y europeos han manifestado su apoyo a Guaidó y su rechazo a la “dictadura” de Maduro.

La presidenta de la SIP, la colombiana María Elvira Domínguez, condenó la detención de Lopes, que calificó de “práctica abusiva del Gobierno para intimidar y restringir la circulación de información independiente y de interés público internacional”.

Domínguez responsabilizó “al Gobierno (venezolano) de la seguridad de los periodistas que intentan informar a la opinión pública sobre la convulsa situación que atraviesa Venezuela”.

Y subrayó que, “al coartarle a los periodistas la búsqueda y divulgación de información, se viola el derecho de los ciudadanos a estar informados”.

Por su parte, el presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP, el mexicano Roberto Rock, advirtió que “los periodistas nacionales y extranjeros que informan sobre la crisis en Venezuela están expuestos a sufrir detenciones temporales o permanentes, entre otros riesgos”.

El 13 de enero las periodistas venezolanas Osmary Hernández, corresponsal de la cadena CNN, y Beatriz Adrián, corresponsal de Caracol Noticias de Colombia, fueron detenidas temporalmente y en noviembre tres periodistas brasileños y uno español fueron retenidos durante varias horas.

Desde el año pasado dos periodistas están encarcelados en Venezuela: Jesús Medina Ezaine, de la página web Dolar Today, arrestado en septiembre pasado, y Billy Six, documentalista independiente alemán preso desde noviembre.

De acuerdo con un informe de Ipys Venezuela, entre el 23 y el 24 de enero se registró la “censura de canales extranjeros, cautela informativa en impresos, silencios televisivos, limitación de opiniones en la radio y bloqueos en internet”.


Anuncio