Anuncio

La ONU celebra la ratificación griega del “histórico” acuerdo con Macedonia

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres. EFE/Archivo

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres. EFE/Archivo

EFE

La ONU celebró hoy la ratificación por parte del Parlamento griego del “histórico” acuerdo alcanzado con la Antigua República Yugoslava de Macedonia para que el país pase a llamarse Macedonia del Norte.

El secretario general, António Guterres, alabó a las autoridades de ambos Estados y aseguró que la implementación del acuerdo reforzará la paz y la seguridad y dará un “nuevo ímpetu a los esfuerzos de reconciliación en Europa y más allá".

A través de su portavoz, Guterres felicitó a Grecia por el paso dado hoy por su Parlamento, que llega después de que las autoridades macedonias cumpliesen ya con su parte recientemente.

Matthew Nimetz, el mediador de la ONU para el conflicto en torno al nombre de Macedonia, también expresó hoy su satisfacción por la aprobación del pacto en el Parlamento heleno.

“Este histórico acuerdo entre dos vecinos abre la puerta a una nueva relación entre ellos y abre una nueva era para la consolidación de la paz y seguridad en los Balcanes”, señaló en un comunicado.

Desde hoy, la Antigua República Yugoslava de Macedonia (ARYM) se llama República de Macedonia del Norte o simplemente Macedonia del Norte, acabando con años de litigio con Grecia, que tiene una región también llamada Macedonia.

El denominado Acuerdo de Prespa, nombrado por el lago fronterizo junto al que se selló, generó una importante oposición dentro de Grecia, con grupos de oposición y nacionalistas considerando que Atenas ha hecho demasiadas concesiones a Skopje.

En Macedonia del Norte, el acuerdo también se topó con una fuerte resistencia, a pesar de que abre las puertas del país al ingreso en la OTAN y a negociaciones de adhesión con la Unión Europea.

El complejo acuerdo matiza, entre otras cosas, que en el caso del gentilicio, el término “macedonio” debe entenderse exclusivamente como un concepto de ciudadanía y no de etnicidad.

Respecto al idioma precisa que forma parte de la familia de las lenguas eslavas del sur, para no dejar lugar a malinterpretaciones.


Anuncio