Anuncio

Exasesor de Trump defiende su inocencia y critica la investigación de Mueller

Roger Stone, amigo y exasesor de la campaña electoral del ahora presidente estadounidense, Donald Trump. EFE/Archivo

Roger Stone, amigo y exasesor de la campaña electoral del ahora presidente estadounidense, Donald Trump. EFE/Archivo

EFE

El asesor republicano Roger Stone, el último de los hasta ahora imputados en relación con la llamada “trama rusa”, defendió este viernes su inocencia, reafirmó su lealtad al presidente Donald Trump y dijo que la investigación del fiscal especial Robert Mueller es “política”.

“No testificaré en contra del presidente” Trump, señaló Stone en sus primeras declaraciones desde que fue detenido a primeras horas del día en su casa de Fort Lauderdale (sureste de Florida) y luego puesto en libertad bajo fianza de 250.000 dólares.

Stone, de 66 años, fue acusado por un gran jurado de cinco delitos de declaración falsa, uno de obstrucción de procedimiento oficial y otro de manipulación de testigos, todos vinculados con la supuesta interferencia rusa en las elecciones de 2016.

“Son acusaciones falsas”, no he cometido “ninguna actividad ilegal”, aseguró fuera de los tribunales de Fort Lauderdale.

De los documentos judiciales hechos públicos hoy se infiere que Stone puede haber actuado como un enlace entre la campaña de Trump y Wikileaks, que difundió correos electrónicos robados al Comité Nacional Demócrata que eran “perjudiciales” para la campaña de Hillary Clinton, que fue la rival del hoy presidente en 2016.

Stone colaboró hasta agosto de 2015 con la campaña electoral de Trump y después de eso mantuvo contacto regular y públicamente apoyó al hoy presidente, según el documento acusatorio.

Stone es la sexta persona vinculada a Trump que es acusada en el marco de la investigación de Mueller.

La Casa Blanca rápidamente se distanció del excolaborador del presidente Trump y dijo, a través de la portavoz Sarah Sanders, que su detención “no tiene nada que ver” con el gobernante.

Mientras Stone comparecía ante el numeroso grupo de periodistas que se congregó en los tribunales de Fort Lauderdale, lo que también hizo un grupo de detractores de Trump, agentes del FBI registraron la residencia en Nueva York del asesor político republicano, de acuerdo con una información de la cadena CNN.

La fuente fue Kristin Davies, conocida como la “Madame de Manhattan”, que comparte un dúplex con Stone y fue interrogada por Mueller el pasado mes de agosto, supuestamente por sus vínculos con el exasesor.

Entre tanto, en Fort Lauderdale, Stone se mostró muy crítico con la operación policial montada para detenerle que, según dijo, “aterrorizó a su esposa y sus perros” y “no era necesaria”.

El propio Stone, un personaje excéntrico con aspecto de “dandy”, que se siente como pez en el agua en los medios y al que Netflix ha dedicado un documental, abrió la puerta a las fuerzas especiales que acudieron a detenerle, según informó CNN, que transmitió imágenes exclusivas de la operación.

Su abogado, Grant Smith, se mostró seguro de que ganarán el caso, porque Stone es “inocente” y no tiene “nada que ocultar”.

La jueza federal Lurena Snow determinó, al concederle la libertad bajo fianza, que Stone podrá viajar para asistir a citas judiciales en Florida, Washington D.C. y Nueva York, y hoy Stone confirmó que la semana próxima comparecerá ante la justicia en la capital.

“Me voy a declarar no culpable”, subrayó en medio de gritos y abucheos de manifestantes que pedían que “lo metan preso” y portaban pancartas donde se podía ver la imagen del presidente de EE.UU. junto a la leyenda “hijo de Putín” en alusión al presidente ruso.

Sonriente y vestido con un pantalón vaquero y un polo de color azul, Stone se refirió a sí mismo como “uno de los más viejos amigos de Trump” y subrayó que el presidente está haciendo un “gran trabajo”.

En los documentos judiciales de su caso se afirma que en el verano de 2016 Stone fue contactado por altos funcionarios de la campaña de Trump en relación con “futuras filtraciones” de la “Organización 1", como es denominada Wikileaks.

“Después de que el 22 de julio de 2016 la Organización 1 divulgara correos electrónicos robados (del Comité Nacional Demócrata) se dio instrucciones a un alto funcionario de la campaña de Trump para que contactase con Stone con respecto a otras futuras filtraciones y sobre cualquier otra información perjudicial que tuviera la Organización 1 sobre la campaña de (Hillary) Clinton”, señalan los fiscales en esos documentos.

“Stone, por consiguiente, habló con la campaña de Trump sobre futuras filtraciones de material perjudicial por parte de Organización 1", agregan.

El documento acusatorio también señala que Stone “hizo deliberadamente declaraciones falsas y engañosas al Comité de Inteligencia del Senado”, algo que él calificó hoy como “incorrecto”.


Anuncio