Anuncio

Vehículos compartidos reducen el uso de transporte público entre 1,3 y 1,7 %

Un Uber conduce a lo largo de la calle 42 en Nueva York (EE.UU.). EFE/Archivo

Un Uber conduce a lo largo de la calle 42 en Nueva York (EE.UU.). EFE/Archivo

EFE

La llegada de servicios de vehículos compartidos como Uber, Lyft o Cabify a una ciudad se corresponde con una reducción de entre el 1,3 y el 1,7 % del número de viajes en transporte público, según un nuevo estudio publicado hoy por la Universidad de Kentucky.

La investigación, llevada a cabo por tres ingenieros civiles de la institución académica, analizó datos de 22 localidades estadounidenses y concluyó que la entrada de estos servicios se corresponde de media con una rebaja del 1,3 % de viajes en metro y tren intraurbano y del 1,7 % de viajes en autobús.

“Este efecto se incrementa cada año que pasa y puede ser uno de los mayores motivos tras la reciente reducción en el número de pasajeros del transporte público” en varias ciudades del país, indicaron los investigadores Michael Gaehler, Richard Alexander Mucci y Gregory Erhardt.

El estudio explica que la cifra de usuarios de transporte público en el país experimentó “un fuerte crecimiento” durante gran parte de la pasada década, pero que en los últimos años esta tendencia ha terminado y las principales urbes del país han visto permanecer igual o reducir el número de viajeros de metro, tren y autobús.

“El total de viajes de Uber y Lyft en Nueva York creció de unos 60.000 diarios en 2015 a casi 600.000 en 2018. Este rápido crecimiento se vio correspondido con una disminución de 580.000 viajes en metro y autobús”, apuntaron los académicos.

El estudio también estima que en el caso de San Francisco, de donde son originarias ambas compañías y donde empezaron a operar en 2010, los vehículos compartidos han reducido durante estos casi diez años un 12,7 % el número de viajes en autobús.

Para poder aislar el efecto de la entrada de vehículos compartidos de otros posibles factores que pudieran haber contribuido a la reducción en el número de viajeros, los investigadores controlaron variables como la variación de los ingresos por cápita, el precio del combustible, el número de propietarios de coches y los cortes temporales en la oferta de transporte público.

El estudio también halló que la implementación de sistemas de bicicletas compartidas en una ciudad (ya sean municipales o de empresas privadas) está asociada con un incremento de los viajes en metro y tren, pero con una reducción del 1,8 % de los viajes en autobús.


Anuncio