Anuncio

Secretario de Comercio de EEUU anima a empleados federales a pedir préstamos

El secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross. EFE/Archivo

El secretario de Comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross. EFE/Archivo

EFE

El secretario de Comercio, Wilbur Ross, animó hoy a los empleados federales que no han cobrado la nómina por el cierre parcial de la Administración a pedir préstamos para cubrir sus gastos y dijo no entender por qué algunos de ellos están recurriendo a bancos de alimentos.

“Sé que están yendo y realmente no lo entiendo porque (...) las obligaciones que contraerían, como endeudarse con un banco o una institución financiera, están de hecho garantizadas federalmente”, declaró Ross esta mañana en el programa “Squawk Box” de CNBC.

El titular de Comercio, que ha sido duramente criticado por los legisladores demócratas por esos comentarios, aseguró que “no hay una razón real por la que no fueran a ser capaces de pedir un préstamo” y cubrir los 30 días debidos porque hay instituciones financieras que les ofrecen opciones.

Ross insistió en que serían “préstamos garantizados por el Gobierno”, por lo que “no hay una buena excusa” para hablar de “crisis de liquidez”, aunque reconoció que en caso de endeudarse, los empleados públicos tendrían que pagar “un poco de interés”.

La mayor institución crediticia del mundo, Navy Federal Credit Union, tiene un programa de préstamos sin interés que puede cubrir una nómina entera hasta 6.000 dólares por periodo sin necesidad de presentar garantías, pero solo es para clientes que ya tenían una cuenta domiciliada, recoge CNBC.

No es la única institución financiera que ofrece adelantar el dinero federal a los afectados bajo ciertas condiciones, aunque otras empresas son más restrictivas.

El cierre parcial administrativo se alarga ya 34 días, el más largo de la historia, lo que ha obligado a suspender las actividades en varias agencias federales y ha afectado a unos 800.000 empleados, muchos de los cuales están trabajando sin sueldo.

A este respecto, Ross minimizó el impacto del cierre en la economía estadounidense y dijo que aunque los trabajadores no recuperaran su dinero debido, eso afectaría a un “tres por ciento del PIB, que no es un número enorme para nada”.


Anuncio