Anuncio

Advierten de las consecuencias del final de las peleas de gallos en P.Rico

El sector de las peleas de gallos en Puerto Rico advierte que el final de esa actividad que impondrá la normativa aprobada en el Congreso de EEUU tendrá graves consecuencias para la economía de la isla, donde cerca de 27.000 familias viven de trabajos ligados a esa tradición. EFE/Archivo

El sector de las peleas de gallos en Puerto Rico advierte que el final de esa actividad que impondrá la normativa aprobada en el Congreso de EEUU tendrá graves consecuencias para la economía de la isla, donde cerca de 27.000 familias viven de trabajos ligados a esa tradición. EFE/Archivo

EFE

El sector de las peleas de gallos en Puerto Rico advierte que el final de esa actividad que impondrá la normativa aprobada en el Congreso de EEUU tendrá graves consecuencias para la economía de la isla, donde cerca de 27.000 familias viven de trabajos ligados a esa tradición.

El portavoz del Movimiento “Yo también aporto”, Juan Ramón Figueroa, dijo hoy en conferencia de prensa que para concienciar a la sociedad puertorriqueña de las consecuencias reales que supondría el final de la actividad hay convocada una manifestación en San Juan para el próximo día 29 que debe ser apoyada por todo el mundo que rodea a las peleas de gallos.

La iniciativa responde a la aprobación por el Congreso estadounidense de la Ley Agrícola federal, mejor conocida como “Farm Bill”, que establece el fin de las peleas de gallos en Puerto Rico a partir de 2020.

Los principales representantes del sector organizaron hoy una conferencia de prensa en el Capitolio, la sede del Legislativo puertorriqueño, donde algunos legisladores dieron con su presencia apoyo al que se señala como el segundo sector agropecuario de Puerto Rico, solamente por detrás del lechero.

Los representantes del sector dieron datos para remarcar las consecuencias del fin de la actividad, como que genera anualmente 80 millones de dólares y que tiene repercusión, de una manera u otra, en 300.000 personas.

El legislador del opositor Partido Popular Democrático (PPD) José Luis Dalmau señaló a Efe que hay un total de 82 galleras abiertas actualmente en Puerto Rico y que en 2018 asistieron a este espectáculo en la isla un total de 416.000 personas, una muestra de la magnitud de lo que el sector representa para la isla caribeña.

Dalmau sostuvo que el Congreso en Estados Unidos no conoce bien cómo se desarrolla esta actividad en Puerto Rico, donde como recordó a diferencia de en el país norteamericano a los gallos no se les colocan navajas en las patas, lo que generaba que estas aves terminaran prácticamente desangradas en la mayoría de los casos.

Figueroa indicó que a pesar de que la ley ya fue aprobada por el Congreso de EEUU, el objetivo de la marcha del próximo día 29 es educar a la población de la isla sobre qué consecuencias puede tener si finalmente las peleas de gallos en Puerto Rico pasan a la historia.

Recordó que en la isla hay 82 galleras repartidas por toda su geografía y aproximadamente 1 millón de estas aves, que como dijo son ya un tipo autóctono puertorriqueño por el trabajo que han hecho a lo largo de décadas los criadores.

Figueroa denunció además que antes de aprobarse la ley ni siquiera hubo vistas públicas para informar de las consecuencias de la medida, lo que da idea de cómo el Congreso ha tratado a un sector que representa a una costumbre arraigada en las isla desde hace siglos.

El vicepresidente de la Asociación Cultural y Deportiva del Gallo Fino de Pelea, Juan Ramón Rivera, destacó que la primera consecuencia del fin de las peleas de gallos en la isla será que la actividad continuará de forma clandestina, lo que significa que el Gobierno dejará de percibir los impuestos que gravan actualmente la actividad.

El presidente de la compañía Pan American Grain -ligada al sector agropecuario-, José González Freire, denunció que la Cámara de Representantes en Washington “decidió meterle una estocada a Puerto Rico”, lo que como dijo habla muy mal de la consideración que hay por la isla caribeña y sus tradiciones.

Freire subrayó que muchas granjas agrícolas se verán forzadas a cerrar si se prohíben las peleas de gallos en la isla, además de denunciar que la normativa aprobada no destina un solo dólar para mantener la especie, lo que pone en peligro a cerca de un millón de estas aves.

“Fue una humillación a nuestro honor y nuestra cultura”, denunció el empresario.

La manifestación convocada para el día 29 marchará hasta el Capitolio y culminará en la Fortaleza, sede del Gobierno.


Anuncio