Anuncio

Marazzi-Santiago dice que demanda de Estadísticas defiende a la institución

El director ejecutivo del Instituto de Estadísticas de Puerto Rico, Mario Marazzi-Santiago (c), habla el miércoles 28 de enero de 2015, durante una conferencia de prensa en San Juan (P. Rico). EFE/Archivo

El director ejecutivo del Instituto de Estadísticas de Puerto Rico, Mario Marazzi-Santiago (c), habla el miércoles 28 de enero de 2015, durante una conferencia de prensa en San Juan (P. Rico). EFE/Archivo

EFE

El director ejecutivo del Instituto de Estadísticas de Puerto Rico, Mario Marazzi-Santiago, aclaró hoy que la demanda presentada contra la validez de varios nombramientos del gobernador de la isla, Ricardo Rosselló, a la Junta de Directores de la entidad solo busca defender a la institución.

Marazzi-Santiago, en un comunicado, respondió así a unas declaraciones del presidente de la Junta de Directores del Instituto de Estadísticas de Puerto Rico, Arnaldo Cruz, en las que anunciaba que se dará respuesta en los tribunales a la demanda radicada por el primer ejecutivo de la entidad contra tres de los miembros del órgano de dirección.

Cruz había indicado que Marazzi-Santiago, a nombre de la Junta de Directores y utilizando recursos del Instituto, presentó una demanda en los tribunales contra tres de sus miembros.

La demanda pone en duda la validez de tres nombramientos realizados por parte de Rosselló a la Junta de Directores del Instituto de Estadísticas.

En la demanda se pide que los tres miembros nombrados por el gobernador cesen en sus cargos ante la falta de cualificación requerida.

La institución señaló en comunicado divulgado el martes que esos nombramientos ponen en tela de juicio la independencia de criterio del Instituto y el conocimiento y peritaje requeridos a los miembros de la Junta de Directores para poder ejercer sus funciones, en conformidad con la Ley del Instituto.

Los nombramientos son los de Manuel Laboy, Alex López y Harry Santiago.

Cruz, por su parte, había denunciado que Marazzi-Santiago utilizó los abogados del Instituto para redactar y radicar la demanda mientras estaba separado de su cargo.

Además, continuó, estos abogados son los mismos que estaban asesorando a la Junta en el tema de la separación de su cargo de Marazzi-Santiago como director ejecutivo, lo que supondría un potencial conflicto de intereses.

Marazzi-Santiago indica en el comunicado de hoy de que Cruz fue informado por escrito y conoce que se reintegró a sus funciones el pasado día 21.

El todavía director de la institución subraya que los planteamientos que se hacen en la demanda no son nuevos para el Instituto, ni para Cruz, ni para ninguno de los tres demandados ayer.

Marazzi-Santiago insistió en que lo que se denuncia en la demanda -falta de cualificación de los nombrados- fue hecho público por la Asociación de Economistas y por el American Statistical Association, ya que podría afectar la credibilidad de la gestión del Instituto.

El directivo aclaró además que las alegaciones de la demanda no tienen relación alguna con los asuntos personales que está atendiendo en su carácter personal en los tribunales.

“La demanda es clara: va dirigida a defender los mejores intereses de las estadísticas y los usuarios de datos de Puerto Rico y el Instituto, sin consideración alguna a los intereses personales de ninguno de sus empleados ni de ninguno de los individuos que conforman o alegan conformar la Junta de Directores”, indicó Marazzi-Santiago.

“Desde que inició operaciones el Instituto en 2007, los abogados del Instituto son y siempre han sido abogados del Instituto, no de la Junta de Directores o de ninguna de las personas que está o alega estar en la Junta de Directores ni de ninguno de sus empleados, incluyendo a la Dirección Ejecutiva”, sostuvo.

El directivo matizó que, no obstante, “durante el período en que estuve fuera en licencia, el señor Cruz solicitó la contratación de una abogada nueva para atender sus preocupaciones sobre mi persona. Dicho contrato está registrado en la Oficina del Contralor”.

Dijo que la demanda de ayer se presenta ante la preocupación de que la Junta de Directores “no está debidamente constituida” y que como toda demanda presentada, la misma ha sido autorizada por la Dirección Ejecutiva.

“Para evitar hasta la mera apariencia de conflicto, en el día de hoy le comuniqué al señor Cruz que me he inhibido de cualquier reunión o asunto relacionado a mis asuntos personales que quiera atenderse desde el Instituto. Cualquier asunto de dicha índole la he delegado en Orville Disdier Flores”, concluyó.


Anuncio