Anuncio

El máximo diplomático para Europa dejará su cargo el próximo mes

Aaron Wess Mitchell, the US Assistant Secretary of State for European and Eurasian Affairs, speaks with media after his visit to Ukrainian President Petro Poroshenko in Kiev, Ukraine, 02 May 2018. EFE/EPA/File

Aaron Wess Mitchell, the US Assistant Secretary of State for European and Eurasian Affairs, speaks with media after his visit to Ukrainian President Petro Poroshenko in Kiev, Ukraine, 02 May 2018. EFE/EPA/File

EFE

Wess Mitchell, el diplomático de mayor rango para Europa, abandonará su puesto el 15 de febrero, dejando vacante una plaza de máxima importancia en un momento delicado para las relaciones de Washington con sus aliados europeos.

Mitchell presentó el 4 de enero su carta de dimisión al secretario de Estado, Mike Pompeo y citó motivos personales para dejar su puesto, que asumió en octubre de 2017.

En la misiva, a la que accedió Efe, Mitchell asegura que ha “completado” los objetivos que se había marcado cuando asumió el puesto de subsecretario para Asuntos de Europa y Eurasia del Departamento de Estado y, ahora, desea “pasar más tiempo con su familia”.

Como jefe de la ofician de Europa dentro del Departamento de Estado, Mitchell se encargó de supervisar las relaciones con 50 países y dirigió las relaciones con sus aliados de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), cuestionada por el presidente estadounidense, Donald Trump.

El diplomático cita como algunos de sus "éxitos” el incremento de las contribuciones de algunos países a la OTAN, así como la muestra de “unidad transatlántica” frente a Rusia, las acciones tomadas para contrarrestar la “maligna influencia” de China y el fortalecimiento de la colaboración en Siria.

En un mensaje en Twitter, Pompeo agradeció a Mitchell sus consejos y su “excelente” trabajo y aseguró que dirigió con “sabiduría” el equipo dedicado a la diplomacia con Europa.

La esposa del diplomático, Elizabeth Millard, era la “número dos” de su marido y ahora pasará a ocupar su puesto de manera temporal hasta que Trump nomine a un nuevo subsecretario de Estado para Asuntos de Europa y Eurasia, puesto que requiere la aprobación del Senado, en manos republicanas.

El nuevo encargado para Europa tendrá que asumir el puesto en un momento especialmente relevante debido a las próximas elecciones al Parlamento Europeo, que se celebrarán en mayo, así como el proceso abierto para la salida de la Unión Europea (UE) del Reino Unido, tradicional aliado de Washington.

Varios países de Europa, incluidos Francia y Alemania, han expresado preocupación por las continuas críticas de EE.UU. a la OTAN, así como debido a su intención de abandonar el tratado suscrito con Rusia para la eliminación de misiles nucleares de medio y corto alcance (INF).

Ese tratado prohíbe a Washington y Moscú la fabricación de misiles de corto y medio, lo que en la práctica protege a Europa, en medio de ambos países.


Anuncio