Anuncio

UE coincide con las políticas sociales y económicas del Gobierno mexicano

El embajador de la Unión Europea (UE) en México, Klaus Rudischhauser, participa en un encuentro con autoridades y representantes de sectores productivos este jueves, en la ciudad de Mérida, en el estado de Yucatán (México). EFE

El embajador de la Unión Europea (UE) en México, Klaus Rudischhauser, participa en un encuentro con autoridades y representantes de sectores productivos este jueves, en la ciudad de Mérida, en el estado de Yucatán (México). EFE

EFE

La Unión Europea (UE) ve con interés las políticas del Gobierno de México en temas sociales y económicos por lo que ofrecen diálogo y cooperación para alcanzar sus propósitos, dijo su embajador en este país, Klaus Rudischhauser.

En entrevista con EFE en esta ciudad del sureste mexicano, donde presentó su perspectiva de la modernización del Acuerdo Global entre la UE y este país, el diplomático señaló que se mantienen en contacto con el gobierno de Andrés Manuel López Obrador con el que comparten muchos objetivos como “su política económica razonable de austeridad”.

Agregó que la reducción de inequidad en la sociedad, el fomento de empleo para jóvenes, que “compartimos y en lo que estamos dispuestos a ofrecer nuestra cooperación, sea de las instituciones europeas, o de los estados miembros europeos”.

“Tenemos ya una cooperación por muchos años y estamos listos para ver con el nuevo gobierno cuáles son los asuntos en los que podemos participar”, reiteró.

Rudischhauser señaló que un ejemplo de esta inequidad es el desarrollo del sur de México y de los países vecinos (Centroamérica), que es “claramente algo que entra en nuestro objetivo de reducir la desigualdad, y de buscar que todos los elementos de la sociedad aprovechen el desarrollo económico”.

Dijo que en Europa “entre países más ricos o países y regiones menos ricas; tenemos un proceso de solidaridad y estamos listos para trabajar con el nuevo gobierno mexicano para compartir nuestra experiencia, aprovechar las herramientas que tenemos para ayudarlo a lograr sus objetivos”.

Añadió que la cooperación y el intercambio de experiencias también esta disponible de parte de la UE para combatir la corrupción con diferentes procedimientos y experiencias.

“Es un asunto en el que únicamente la cooperación y el intercambio pueden mejorar las cosas y nosotros estamos listos para involucrarnos. México también tiene un compromiso y vamos a ampliar la cooperación”, abundó Rudischhauser.

El embajador de la UE reconoció que la intención y determinación del gobierno mexicano para combatir la corrupción “es muy buena”.

“La pregunta es cómo lograr este objetivo, hay diferentes posibilidades, esperamos que el nuevo gobierno tome las medidas para avanzar en esta agenda”, insistió.

Sobre las políticas y el estilo de gobierno de López Obrador, dijo que aún es muy temprano para opinar, pero fue claro en señalar que el interés de la UE son los mercados abiertos que, en contraste con el proteccionismo, ofrecen inversiones y comercio.

“Si hay proteccionismo, hay disminución de inversión y de comercio, es algo que no funciona bien”, enfatizó.

Al referirse a las repercusiones para México y Latinoamérica de una posible salida de Gran Bretaña de la Unión Europea, Rudischhauser reconoció que ello disminuiría en una cierta manera el potencial económico de Europa.

“Los británicos buscarían sus propias oportunidades, pero hoy son aún parte de la Unión Europeay su salida sería una pérdida, no podemos decir otra cosa”, sostuvo.

Se refirió a los avances de la modernización del acuerdo UE-México y dijo que están en la última fase de negociación, tras concluir el 90 por ciento con la anterior administración del presidente Enrique Peña Nieto.

Dijo que con el actual gobierno hay continuidad y que existe un acuerdo de principio, que no ha sido firmado, con detalles técnicos pendientes, como los estándares técnicos para productos muy especiales, así como procedimientos y mecanismos de cooperación.

“Pensamos que podemos cerrar la negociación en unas semanas y luego necesitamos un poco de tiempo para traducir el acuerdo en los cuatro idiomas europeos y un control jurídico, todas las versiones lingüísticas tienen que ser las mismas y este es un proceso que toma un poco de tiempo”, explicó.


Anuncio