Anuncio

Autoridades argentinas se muestran “optimistas” ante el control del hantavirus

Adolfo Rubinstein, secretario de Gobierno de Salud de la Argentina. EFE/Archivo

Adolfo Rubinstein, secretario de Gobierno de Salud de la Argentina. EFE/Archivo

EFE

El secretario de Salud argentino, Adolfo Rubinstein, lanzó hoy un mensaje “de tranquilidad” a la población al anunciar que desde el Gobierno son “optimistas” ante el protocolo de control que se está llevando a cabo para contener el hantavirus, que ha dejado 12 muertes en los últimos días.

“Estamos tomando todas la medidas de control para prepararnos ante un escenario potencialmente adverso, pero somos razonablemente optimistas. (...) Esperamos, aunque no lo podemos garantizar, que el brote encuentre contención en las próximas semanas”, dijo el secretario a la prensa desde Esquel, ciudad de la provincia más afectada por la epidemia, Chubut (sur).

Rubinstein aseguró que desde la nación se están aportando todos los recursos necesarios a la provincia “para ayudar a controlar este brote”, ya que en ese territorio se registraron diez de las doce muertes.

Asimismo, reconoció la preocupación que generó y sigue generando el hantavirus, debido a que la transmisión por contacto interhumano es “inusual” -ya que en un principio se transmite a través de la orina, saliva y excrementos de roedores infectados con dicho virus-.

No obstante, reiteró que el operativo se está desarrollando de “manera muy profesional y rigurosa”.

“Se están haciendo pruebas de biología molecular y secuenciación genómica para ver si las características del virus han mutado” y así explicar la agresividad de las últimas transmisiones, afirmó Rubinstein tras indicar que el Instituto Anlis Malbran es el que se está ocupando del procesamiento de las muestras víricas.

Respecto al refuerzo de los aislamientos de los afectados, el representante dijo que son “una medida básica de solidaridad colectiva” que se llevó a cabo para impedir que los contagios se pudieran diseminar.

Estas medidas, aseguró el secretario, serán “ejemplificadoras” en caso de réplicas de la epidemia en otras zonas o para cualquier otra infección viral que tenga “esta dinámica de transmisión” en el país.

“Nuestra responsabilidad es la protección de la salud pública y de la vida de las personas”, remarcó Rubinstein, que se declaró “optimista” ante el operativo de control.

En total, 12 son las muertes en el país, diez de las cuales se concentran en la localidad de Epuyén, en la provincia de Chubut, y sus principales síntomas son fiebre, dolores musculares, escalofríos, dolores de cabeza, náuseas, vómitos, dolor abdominal, diarrea y en etapas avanzadas dificultad respiratoria.


Anuncio