Anuncio

Wells Fargo gana 22.390 millones en 2018, un 0,94 % más que en 2017

Foto de archivo de una vista general de la sede del banco de inversión estadounidense Wells Fargo en Nueva York (Estados Unidos). EFE/Archivo

Foto de archivo de una vista general de la sede del banco de inversión estadounidense Wells Fargo en Nueva York (Estados Unidos). EFE/Archivo

EFE

El banco Wells Fargo ganó en 2018 22.390 millones de dólares, un 0,94 % más que en 2017, de acuerdo con los resultados financieros difundidos hoy por la entidad y que superaron las estimaciones previstas por Wall Street.

El grupo con sede en San Francisco (EE.UU.) obtuvo al cierre del año pasado un beneficio neto por acción de 4,28 dólares, superando la marca del ejercicio anterior que fue de 4,10 dólares, con unas ganancias totales de 22.180 millones.

Wells Fargo facturó en 2018 un total de 86.400 millones de dólares, un descenso del 2,26 % con respecto a los 88.400 millones que ingresó en todo 2017.

Por lo que respecta a los resultados del cuarto trimestre, a los que más prestaban atención hoy los analistas de Wall Street, el banco ganó los últimos tres meses 6.060 millones de dólares (1,21 dólares por acción), frente a los 6.150 millones del mismo periodo de 2017 (1,16 dólares por valor), lo que supone una bajada del 1,46 %.

En cuanto a los ingresos, en los tres últimos meses de su año fiscal Wells Fargo facturó 21.000 millones de dólares, casi un 5 % inferior a los 22.100 millones del último trimestre de 2017.

El consejero delegado de la entidad, Tim Sloan, se declaró orgulloso de los cambios efectuados en la estructura empresarial del banco durante el último año, poniendo el foco en la gestión de riesgos, el servicio de atención al cliente, así como la donación de 400 millones de dólares a comunidades en todo Estados Unidos.

Por su parte, el director financiero, John Shrewsberry, se congratuló de los resultados obtenidos en el cuatro trimestre y afirmó que la compañía está enfocada ahora en “reducir los gastos”.

El banco sigue trabajando en sus asuntos regulatorios después de que la Reserva Federal rechazara su plan para evitar abusos hacia el consumidor por parte de la entidad.

Wells Fargo se vio inmerso en escándalos como la apertura de millones de cuentas falsas, hace dos años, que llevó a dimitir a su anterior consejero delegado, John Stumpf, y más recientemente por supuestamente tergiversar la calidad de préstamos utilizados en valores respaldados por hipotecas residenciales.

A principios del mes pasado, la Reserva Federal afirmó que Wells Fargo necesitaba “controles más férreos” en la gestión, en la línea de lo que el regulador aseveró el pasado febrero, cuando congeló la expansión del banco tras constatar “una mala conducta generalizada y persistente”.

Si bien los resultados superaron las expectativas de los analistas en cuanto a las ganancias por acción -Wall Street esperaba 1,16 dólares por título-, se quedaron cortos en lo que respecta a los ingresos trimestrales -las proyecciones eran de 21.730 millones-.

En el último año, Wells Fargo se devaluó en bolsa más de un 22 %.


Anuncio