Gobernador Nueva York busca frenar el tabaquismo entre los jóvenes

EFE

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, informó hoy que en su próximo proyecto de presupuesto incluirá una propuesta para aumentar este año de 18 a 21 la edad para comprar productos de tabaco y cigarrillos electrónicos.

También incluirá una prohibición para la venta de esos productos en farmacias porque permitirles continuar con ello "envía el mensaje erróneo de que los productos de tabaco son seguros", indicó en un comunicado.

Aseguró que poner fin a la venta de productos de tabaco y cigarrillos electrónicos en farmacias reducirá la disponibilidad, visibilidad y aceptación social del uso del tabaco, especialmente para los jóvenes.

Su propuesta legislativa especifica que estará prohibido mostrar productos de tabaco y paquetes, incluidos los cigarrillos electrónicos en los negocios que no sean sólo para adultos. De acuerdo con Cuomo, esta iniciativa reducirá la exposición de los jóvenes a prácticas predatoras de márketing.

Su propuesta también clarificará la autoridad del Departamento de Salud para prohibir la venta de ciertos líquidos con sabor que se agregan a cigarrillos electrónicos, que los hace más atractivo a los jóvenes, entre otras medidas relacionadas con este producto, indicó en el comunicado de prensa.

Tambiién busca que los cigarrillos electrónicos sólo puedan ser vendidos por minoristas con licencia para ese producto.

"Hemos hecho muchos avances para acabar con el tabaquismo entre adolescentes, pero, nuevos productos amenazan con deshacer este progreso en detrimento de millones de estadounidenses", indicó.

"En Nueva York, rechazamos permanecer sin hacer nada mientras negocios inescrupulosos tienen como blanco a jóvenes y ponen en riesgo su futuro", advirtió el Gobernador.

Cuomo, demócrata que juró a su tercer término como gobernador el pasado 1 de enero, aseguró que con esta propuesta de ley su administración está tomando una acción agresiva para combatir una real crisis de salud y frenar el uso de productos de nicotina antes de que tengan consecuencias mortales para toda una generación de neoyorquinos.

Destacó que pese al progreso que se ha logrado, el tabaco continúa siendo la causa número uno de muertes que se pueden prevenir en este estado.

Las estadísticas provistas por Cuomo indican que unos 28.000 neoyorquinos adultos mueren cada año como resultado del fumar.

Advirtió que un número creciente de jóvenes menores de edad están usando tanto los cigarrillos tradicionales como los electrónicos.

Entre el 2014 y el 2018 aumentó en un 160 por ciento el uso de cigarrillos electrónicos por los jóvenes, de un 10,5 por ciento a 27,4 por ciento, señaló.

Indicó además que más de la mitad de los adolescentes creían errónemaente que el uso del cigarrillo electrónico es inofensivo.

Copyright © 2019, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
56°