Anuncio

Bárbara Lagoa asume en Supremo de Florida con misión de acabar “activismo”

La jueza cubano-estadounidense Bárbara Lagoa (d), habla hoy, miércoles 9 de enero de 2019, junto al gobernador de Florida, el republicano Ron DeSantis (i), durante un acto en la Torre de la Libertad de Miami, Florida (EE.UU.). EFE

La jueza cubano-estadounidense Bárbara Lagoa (d), habla hoy, miércoles 9 de enero de 2019, junto al gobernador de Florida, el republicano Ron DeSantis (i), durante un acto en la Torre de la Libertad de Miami, Florida (EE.UU.). EFE

EFE

La cubano-estadounidense Bárbara Lagoa asumió hoy como la primera jueza hispana en el Supremo de Florida tras ser nombrada por el nuevo gobernador, el republicano Ron DeSantis, quien le encomendó acabar con el activismo judicial.

De Santis anunció hoy la designación de Lagoa en la Torre de la Libertad, durante su primer acto público como gobernador en la ciudad de Miami y destacó tanto la experiencia judicial de Lagoa como su historia familiar como hija de exiliados.

El republicano, quien juró su cargo el martes y sucede en la Gobernación al también conservador Rick Scott, encargó a la cubano-estadounidense la tarea de “aplicar la ley y la Constitución como están escritas”.

Los jueces “no pueden legislar desde el banquillo” reiteró DeSantis haciéndose eco de su discurso de asunción el día anterior, en compañía de la vicegobernadora Jeanette Núñez y su esposa, la primera dama Casey DeSantis.

El gobernador, que leyó parte de su breve discurso en español, reiteró que los jueces deben dedicarse a su “importante, pero limitado” trabajo sin cambiar la ley ni la Constitución.

En el mismo sentido se pronunció la cubano-estadounidense Núñez, quien manifestó que el nuevo gobernador está comprometido con el “estado de derecho”, con jueces que aplicarán la ley y defenderán la Constitución sin legislar.

El gobernador destacó la experiencia de Lagoa durante doce años como jueza del Tercer Distrito de Apelaciones y señaló que “se ha ganado el respeto de la comunidad legal de Florida”.

De igual forma resaltó su “gran historia personal” y el significado que tenía para ella hacer el anuncio en la Torre de la Libertad, donde fueron recibidas las primeras oleadas de exiliados de Cuba.

“Ella entiende que en Cuba, el estado de derecho no significa nada. El pueblo cubano no sabe qué leyes se les aplicará o si recibirán un juicio justo”, se lamentó.

Acompañada de sus tres hijas, la jueza agradeció casi entre lágrimas a sus padres, también presentes. “Papi y mami, gracias por todos los sacrificios que hicieron por mí", manifestó Lagoa en español ante la prensa.

La jueza, que reemplazará al juez Fred Lewis, que se retira por edad, resaltó la “libertad” que su familia encontró en Estados Unidos hace medio siglo y la posibilidad que han tenido como muchos otros cubanos de reconstruir sus vidas.

El nombramiento de Lagoa, que asumió de inmediato para cubrir una de las tres vacantes existentes en la Corte Suprema del estado, fue recibido con entusiasmo por los conservadores.

El presidente del Senado de Florida, el republicano Bill Galvano, aplaudió este primer nombramiento de DeSantis para el Supremo de Florida al considerar que en los últimos años se ha “erosionando la autoridad de la rama legislativa”.

“Comparto la preocupación del gobernador de que en los últimos años el poder de la rama judicial se ha extendido más allá de su responsabilidad constitucional limitada”, dijo.

Lagoa fue escogida entre once candidatos a la Corte Suprema de Florida, integrada por siete magistrados con un mandato de seis años prorrogables.

La cubano-estadounidense agradeció también a Jeb Bush, hermamo del expresidente George W. Bush, por haberla designado para la corte de apelaciones hace más de doce años, cuando él era gobernador de Florida.

“Sin su confianza en mí, yo no estaría aquí hoy”, subrayó.

La elegida por DeSantis reside en Hialeah, ciudad aledaña a Miami y es licenciada por la Universidad Internacional de Florida (FIU).

Lagoa se formó también en la Columbia University School of Law, en Nueva York, donde desempeñó además el cargo de editora de la prestigiosa revista Columbia Law Rewiew, y ha trabajado para numerosas e importantes firmas de abogados.

“Para aquellos de ustedes que saben algo acerca de las familias cubanoamericanas, no solo soy hija ni nieta, así que ir a la escuela de leyes en la ciudad de Nueva York no fue una decisión popular en mi casa”, bromeó Lagoa.

DeSantis tendrá que elegir a dos candidatos más para cubrir los puestos de Barbara Pariente y Peggy A. Quince, que, al igual que Lewis, dejan el cargo obligatoriamente por edad.

“El probado compromiso de Lagoa en defender el estado de derecho, una carrera legal sin precedentes y una vasta experiencia la distinguen entre las personas más calificadas para servir en la corte más alta de nuestro estado”, resaltó DeSantis.


Anuncio