Anuncio

Otra oportunidad para la ganadería de Barralva en la Temporada Grande

El torero mexicano Jose Luis Angelino lidia su segundo toro de la tarde. EFE/Archivo

El torero mexicano Jose Luis Angelino lidia su segundo toro de la tarde. EFE/Archivo

EFE

En la octava corrida de la Temporada Grande, de nuevo un encierro para el hierro queretano de Barralva, tras abrir el actual ciclo taurino en Ciudad de México con una decepcionante corrida el 11 de noviembre.

Esta vez los astados, de encaste Atanasio, serán lidiados por la terna conformada por José Luis Angelino, Alfredo Ríos “El Conde” y Uriel Moreno “El Zapata”.

En aquella ocasión del mes pasado, los de Barralva tuvieron enfrente a Enrique Ponce, El Payo y Luis David Adame. Sorprendió negativamente la descastada corrida de aquel día.

Mañana tres veteranos, sin especial trascendencia en la tauromaquia mexicana, se las verán con toros que, por lo que se puede apreciar en un vídeo colgado en las redes, estarán bien presentados tanto de trapío como de defensas.

Entre las dos corridas con el hierro de Querétaro, un toro para mantener la ilusión, el de la corrida Guadalupana que le tocó en suerte a Joselito Adame y que estuvo muy por encima del matador de Aguascalientes. Aquel toro de Barralva fue el único salvable del encierro del 12 de diciembre, en el que salieron de chiqueros animales de ocho hierros distintos.

Volviendo a la terna de luces de mañana, entre los tres suman más de 60 años de alternativa. Una característica une a los tres matadores: las banderillas.

Seguro uno de los atractivos de la tarde para parte del público será observar cómo se prodigan en esta suerte los lidiadores, muy exagerados en gestos y de corte similar en su toreo.

“El Conde” indultó un toro de Fernando de la Mora en la Plaza México en el lejano 1996, y es un habitual en la Temporada Grande. Ese fue sin duda uno de los momentos más importantes de su carrera, que se inició en 1991 como novillero.

“El Zapata” cortó una oreja en esta plaza en la Temporada Grande pasada. También en este coso se llevó una cornada, pero su mayor herida se le propinó en 2016 un toro en la plaza de Puebla al empitonarle 45 centímetros en el abdomen. Fue justamente en el tercio de banderillas que se llevó semejante herida.

El más joven de los tres es José Luis Angelino, hijo del banderillero Joaquín Angelino “El Pulques”. Tomó la alternativa en 2000 y ha obtenidos varios trofeos en la Plaza México a lo largo de su carrera.

Será una tarde para disfrutar del tercio de banderillas y sobre todo, esperemos, para contemplar el buen juego de los toros de Barralva, uno de los hierros más serios del campo mexicano.


Anuncio