Anuncio

Gobernador de P Rico asegura que la isla se encuentra en franca recuperación

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Roselló, habla junto a la secretaria del Departamento de Recreación y Deportes, Adriana Sánchez Parés, el martes 6 de marzo de 2018 en San Juan, Puerto Rico. EFE/Archivo

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Roselló, habla junto a la secretaria del Departamento de Recreación y Deportes, Adriana Sánchez Parés, el martes 6 de marzo de 2018 en San Juan, Puerto Rico. EFE/Archivo

EFE

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, reconoció hoy que “falta mucho por hacer” en relación a concienciar sobre el problema de la violencia machista y anunció que el tema será una prioridad personal como gobernador a la vez que anunció que la isla se encuentra en “franca recuperación”.

En su mensaje de cierre de año a la nación, Rosselló también indicó que 2019 será el inicio de la construcción de un “nuevo Puerto Rico”, en el que se dará prioridad a la reforma energética y el acceso a una vivienda digna, entre otros temas.

En su discurso de casi diez minutos, el gobernador dijo que desde que llegó al poder hace dos años “han sido momentos de intenso trabajo, enfrentando complejos retos y serios desafíos. Pero también han sido momentos de grandes logros y transformaciones para nuestro pueblo”.

“Todavía falta mucho por hacer para crear conciencia en nuestro pueblo y erradicar la violencia de género. Nuestro compromiso es continuar y mejorar todas las iniciativas que hemos implementado para proteger a la mujer puertorriqueña. Constituye una prioridad personal que asumo como gobernador”, subrayó.

También indicó que el 2019 “será el año donde se inicie la construcción de un nuevo Puerto Rico, mejor planificado, más seguro; resiliente ante el embate de la naturaleza y con una nueva infraestructura que facilite nuestro pleno desarrollo”.

“Esa infraestructura comprende el sistema energético; la red vial de carreteras, servicios básicos de agua y acceso a vivienda digna”, manifestó.

A su vez, reiteró que a lo largo de los próximos doce meses continuará “avanzando en busca de la igualdad de derechos como puertorriqueños ciudadanos de los Estados Unidos”.

“Nos encaminamos para convertir a Puerto Rico en una jurisdicción que esté abierta para hacer negocios, que fomente las oportunidades y opciones para todos, que se convierta en el conector de las Américas, y que sea una plataforma de innovación, donde los puertorriqueños nos podamos quedar y donde otros puedan llamar a nuestra isla su hogar”, subrayó.

Por otro lado, subrayó que la isla se encuentra el “franca recuperación” y en el “proceso para lograr la reconstrucción de una forma bien planificada, que facilite su máximo desarrollo”.

“Hoy tenemos los indicadores de actividad económica más favorables y positivos que se hayan producido en más de una década. En octubre la tasa de desempleo bajo a un 8 por ciento, cifra sin precedentes en nuestra historia”, remarcó.

En cuanto a otros logros enumeró la bajada en la cifra del desempleo, la recuperación del sector turístico, la reforma del sistema público de educación y la transformación del sector energético.

De esa forma, aseveró, se da “inicio a la privatización de la generación eléctrica en la isla; con una concesión para su distribución y transmisión mediante una nueva infraestructura, más eficiente, más limpia y menos costosa para el ciudadano”.

“Con esto se comienza el cambio de una condición crónica de energía en Puerto Rico, a un modelo centrado en el consumidor, sostenible, confiable y dirigido hacia las fuentes renovables. De tener uno de los peores sistemas, estamos encaminados a construir uno a la vanguardia”, recordó.

Como en otras ocasiones reiteró la herencia recibida del anterior gobierno hace dos años.

En este sentido, destacó que recibió un gobierno “en quiebra, con un déficit que superó los 7.600 millones; sin acceso a los mercados de capital, con una trayectoria negativa que superó los diez años en depresión económica y un aumento en los asesinatos durante el año 2016, de un 10 por ciento en comparación con el año anterior”.

Además no quiso desaprovechar la oportunidad de recordar que otro de los grandes “desafíos” en su gobierno ha sido el de “gobernar con una Junta de Supervisión Fiscal impuesta por el Congreso de Estados Unidos bajo la anterior administración”.


Anuncio