Anuncio

Alejandro de la Campa, de futbolista a director de FEMA en el Caribe

Fotografía cedida por la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA), donde aparece su presidente de la división del Caribe, el puertorriqueño Alejandro de la Campa. EFE/FEMA/SOLO USO EDITORIAL/NO VENTAS

Fotografía cedida por la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA), donde aparece su presidente de la división del Caribe, el puertorriqueño Alejandro de la Campa. EFE/FEMA/SOLO USO EDITORIAL/NO VENTAS

EFE

El aprender a jugar en equipo durante su carrera como futbolista, fue lo que ha ayudado al puertorriqueño Alejandro De la Campa a dirigir desde el 2006 al presente la división del Caribe de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, en inglés).

Fue en Madrid, donde nació y aprendió a jugar fútbol a sus 5 años que el funcionario empezó a cobijar las destrezas de jugar en equipo, según dijo hoy en entrevista con Efe De la Campa, recién elegido al Salón de la Fama del Fútbol puertorriqueño.

No obstante, la familia de éste tomó sus bártulos y regresó a Puerto Rico , donde De La Campa prosiguió jugando el deporte rey en ligas infantiles, las cuales recuerda que “tenían menos equipos, pero mejor organización” que en la actualidad.

“El fútbol ha sido parte de mi vida desde niño. El entrenar fuerte, el practicar fuerte y tener mucha dedicación. Igual, me dio mucha alegría, satisfacciones y a la misma vez, estuve vinculado a hacer deporte y siempre me mantuve saludable”, reflexionó sobre su carrera.

Con ese mismo ímpetu deportivo, De La Campa continuó practicando fútbol como defensa y medio campo “dependiendo de la necesidad” con el equipo Roosevelt, en la capital.

“El trabajar en equipo es una de las cosas claves. Uno no puede hacerlo solo y dar el ejemplo de los demás compañeros. Fui ‘fajón’ (fogoso) y vigoroso. No era el mayor habilidoso, pero llegué a ser capitán de la selección y de Roosevelt”, destacó.

Por su aptitud deportiva, De La Campa formó parte de todas las selecciones menores de Puerto Rico, hasta que llegó a la mayor, con la que jugó en Juegos Centroamericanos y del Caribe y hasta en eliminatorias de un Mundial, donde se convirtió en el primer puertorriqueño en anotar un gol.

“Richie Romano fue el que nos llevó a esa clasificación más alta de la historia de Puerto Rico, que fue 90 en el mundo”, resaltó De La Campa en referencia al entrenador argentino residente en la isla.

Al graduarse de la escuela superior a sus 16 años, De La Campa entró a estudiar Ciencias Marinas en la Universidad de Tampa, donde también jugó en el equipo de fútbol, pero solo estuvo año y medio, regresando entonces a Puerto Rico a estudiar Comunicaciones y Ciencias Sociales en la Universidad del Sagrado Corazón.

Allí, el seguidor del Real Madrid también jugó fútbol, ganando así tres campeonatos seguidos.

De La Campa continuó jugando en la liga de Roosevelt y la selección.

“Algo de lo que nos hizo a nosotros exitosos es que hubo una generación que jugó junta desde los 11-12 años y luego esos jugadores fueron los que llegaron a gran escala. La calidad de tenernos juntos era superior”, dijo.

En septiembre del año 1989, Puerto Rico vivió uno de sus mayores desastres naturales para ese entonces, cuando llegó el huracán Hugo, el cual arrasó la mayor parte de la costa sureste y este de la isla.

Este fenómeno fue lo que llevó a que De La Campa a trabajar con FEMA.

Pero, mientras trabajaba, a De La Campa le llegó la oportunidad de competir como profesional, cuando fue incluido a participar con los Puerto Rico Islanders, primer club de alto rendimiento en la isla.

Dicho equipo usaba el Estadio Hiram Bithorn como sede y jugaba en la Segunda División de la United States Professional Soccer League, donde también competían equipos de la costa este de los Estados Unidos, como Nueva York, Atlanta, Florida y Carolina del Norte.

Los partidos se llevaban a cabo los viernes y domingo, por lo que el club tenía que viajar cada jueves.

La liga, no obstante, no continuó después de un tiempo, igual que su carrera en la selección puertorriqueña tras 15 años representando a la isla.

Esto llevó a que De La Campa se dedicara de lleno a FEMA, donde desde hace doce años fue escogido para dirigir la división del Caribe y a diario trabaja con entre 50 y 100 personas.

“Una de las enseñanzas del fútbol es que es un equipo de 18. Es la importancia de saber que todos tenemos que aportar y que una sola persona no lo puede hacer solo”, resaltó el funcionario de 55 años.

Durante sus casi 30 años con la agencia, ha trabajado en más de 60 declaraciones de desastre en todo Estados Unidos, incluyendo el ataque del 9-11 en Nueva York y los huracanes Katrina en Nueva Orleans, y en la isla, George, Hortensia y los más recientes, Irma y María.

Para el trabajo de reconstrucción del huracán María, De La Campa estuvo a cargo de hasta 15.000 personas, que incluyeron miembros del Ejército de Estados Unidos u otras agencias federales.

“Uno se da cuenta de lo importante que es maximizar las destrezas de todos los compañeros que trabajan con uno, y uno como supervisor maximizar las destrezas y habilidades y trabajar y sacar lo máximo”, puntualizó.


Anuncio