Anuncio

La policía de Puerto Rico detiene a 33 personas por venta de armas y drogas

Dos agentes de la policía de Puerto Rico realizan una inspección después de detener a 33 personas por venta de armas y drogas. EFE/Archivo

Dos agentes de la policía de Puerto Rico realizan una inspección después de detener a 33 personas por venta de armas y drogas. EFE/Archivo

EFE

En un operativo denominado “Sin Fronteras” las fuerzas de seguridad en Puerto Rico han detenido, hasta el momento, a 33 personas, entre ellas siete universitarios, relacionados con la presunta venta de drogas y armas.

El mismo, iniciado en febrero de este año, se ha llevado a cabo en las áreas policiacas de Bayamón, Carolina y San Juan.

El gobernador de la isla, Ricardo Rosselló, junto al secretario del Departamento de Seguridad Pública (DSP), Héctor Pesquera; el comisionado del Negociado de la Policía, Henry Escalera; y fiscales del Departamento de Justicia informaron hoy en la comisaría de Bayamón de los resultados de la “Operación Sin Fronteras”.

La misma sumó la incautación de 67 armas ilegales y hubo 33 arrestos, y más de seis millones de dólares en fianza global a los imputados.

El operativo impactó tres grupos: dos de ellos mercadeaban armas ilegalmente y uno promovía la venta de drogas.

Los miembros del Negociado de la Policía lograron obtener 67 armas de fuego ilegales entre las que se encuentran 41 rifles, 25 pistolas y un revólver.

Igualmente, al momento se han ocupado, 2.500 municiones.

“La seguridad de cada puertorriqueño es una prioridad en nuestra administración. Vamos a combatir el crimen desde cualquier frente y que sepa el criminal que utilizaremos todos los recursos a nuestra disposición para lograr la tranquilidad y seguridad de todos”, dijo el primer ejecutivo.

Asimismo agradeció a cada agencia de ley y orden que estuvo involucrada en el operativo.

“Sin duda es el resultado de un trabajo en equipo. Ayer hicimos entrega de 50 patrullas para el Negociado y continuaremos reforzando las herramientas para lograr un Puerto Rico seguro”, agregó.

En el área policiaca de Bayamón y San Juan las personas detenidas fueron acusadas por vender armas en centros comerciales, restaurantes de comida rápida, en calles residenciales y en negocios.

Por otro lado, en el área policial de Carolina las personas fueron acusadas por negociar con armas ilegales en urbanizaciones, comercios de bebidas alcohólicas, barrios y sectores de la jurisdicción.

Por otro lado, el “strike force” de drogas de San Juan investigó y llevó los casos ante el tribunal de siete estudiantes de la Universidad Politécnica por la venta de marihuana, anfetaminas o MDMA, conocida como Molly, en calles urbanas y en aparcamientos de farmacias y centros comerciales.

El secretario del DSP reconoció la labor realizada y que en la integración de esfuerzos se logra el objetivo de dar frente a los actos que alteran el bienestar en las comunidades.

“Reiteramos en que los planes anticrimen y las funciones integradas logran los resultados como vimos hoy. Sacar de circulación más de 50 armas se traduce en que hemos evitado mayores desgracias en nuestras comunidades. Igualmente, a estos grupos de detenidos, en su mayoría jóvenes, aleccionamos de que los negocios ilegales y que conducen a la criminalidad no son opción, no hay futuro y vamos a darle frente para prevenir cualquier acto ilícito o que promueva la violencia”, dijo Pesquera.

De otra parte, la secretaria del Departamento de Justicia, Wanda Vázquez, afirmó que “el Departamento de Justicia y el Negociado de la Policía continuarán trabajando en conjunto para combatir la criminalidad, como en este caso, logrando sacar de la calle armas que usaban en el bajo mundo para cometer delitos”.

“Hoy damos un duro golpe a la criminalidad, siguiendo con la política pública del gobernador de identificar, procesar y llevar ante la justicia a los criminales”, añadió.

A día de hoy, hay 47 asesinatos menos que el año pasado.

Esta cifra se encuentra en 614; en el 2017 fueron 661.

En comparación con el 2017, hay 1.469 delitos menos contra la persona, para un descenso de 19,17 por ciento; y 6.620 delitos menos contra la propiedad, para una bajada de un 21,56 por ciento; para un total de 8.089 delitos menos.


Anuncio