Anuncio

Trump se distancia de su abogado personal: “Nunca ordené violar la ley”

El exabogado personal de Donald Trump, Michael Cohen (d), a la salida del Tribunal Federal de Estados Unidos en Nueva York (Estados Unidos). EFE

El exabogado personal de Donald Trump, Michael Cohen (d), a la salida del Tribunal Federal de Estados Unidos en Nueva York (Estados Unidos). EFE

EFE

El presidente, Donald Trump, se distanció hoy de su exabogado personal Michael Cohen , condenado el miércoles a tres años de cárcel, al asegurar que nunca le ordenó “violar la ley” y que su declaración de culpabilidad ante la justicia solo busca avergonzarle.

Después de haber mantenido un poco habitual silencio de casi veinticuatro horas en las redes sociales, Trump comentó por primera vez la sentencia a Cohen en una serie de tuits esta mañana.

“Nunca ordené a Michael Cohen violar la ley. Es un abogado y se supone que conoce la ley”, recalcó Trump en su red social favorita, sobre quien fuera uno de sus colaboradores más cercanos.

Cohen se convirtió esta semana en la primera persona del círculo cercano al presidente en ser condenada a prisión por una serie de cargos que incluyen asuntos vinculados a la investigación sobre la trama rusa, como mentir al Congreso sobre el proyecto del ahora mandatario de ubicar en Moscú una Torre Trump.

El exabogado se declaró culpable tanto en ese caso dirigido por el fiscal especial que investiga la trama rusa, Robert Mueller, como en otro encabezado por fiscales de Nueva York, que le acusaban de evasión de impuestos y violaciones de la ley de financiación de campañas electorales por el pago a dos mujeres, a las que Trump quería silenciar por haber cometido adulterio con ellas.

Cohen “hizo algunas cosas malas totalmente sin relación conmigo”, añadió Trump.

Para el mandatario, su exletrado “simplemente aceptó esos cargos para avergonzar al presidente” y obtener “una sentencia de prisión muy reducida”.

La distancia marcada por Trump respecto a su exabogado contrasta con las afirmaciones de apenas dos años atrás en las que Cohen subrayaba su inquebrantable lealtad a su entonces jefe.

“Soy el tipo que recibiría una bala por el presidente”, aseguró el propio Cohen en septiembre de 2017, unas palabras que no han dejado de perseguirle desde entonces.

Apodado el “pitbull” del magnate, Cohen estuvo vinculado a Trump desde 2007, cuando inició su periplo en la Organización Trump como alto cargo y se convirtió en su asesor legal personal, puesto en el que su compromiso excedía las prácticas que normalmente se esperarían de un letrado.

“Si haces algo mal (contra Trump), voy a ir a por ti, te cogeré del cuello y no te dejaré ir hasta que haya terminado”, llegó a decir en una entrevista con el canal ABC.

El idilio se quebró después de que Cohen, ante la presión de los investigadores federales, aceptase al final de este verano declararse culpable y colaborar con la justicia.

El cambio de tono ha quedado patente por parte de su antiguo empleador en las últimas semanas, en las que Trump ha calificado de manera repetida a Cohen de ser una persona “débil”.

Asimismo, en una entrevista en la cadena conservadora Fox, el mandatario insistió hoy en rebajar el nivel de confianza que daba a Cohen, a quien contrató porque le hizo “un favor” de “bajo nivel” en el junta de condominio de su edificio Trump World en Nueva York.

“En retrospectiva, cometí un error. Usualmente, contrato a buena gente”, agregó.

La fiscalía había solicitado contra Cohen, de 52 años, una pena de entre 51 y 63 meses por la “seriedad” de las “desvergonzadas violaciones” de las leyes electorales, así como por haber mentido “deliberadamente” al Congreso sobre las negociaciones de una potencial Torre Trump en Moscú que finalmente no se construyó.

El juez William H. Pauley III, que valoró la cooperación de Cohen con las autoridades, también le sentenció a tres años de libertad vigilada, a pagar una multa de 50.000 dólares, así como a restituir 1.393.858 dólares defraudados a la hacienda pública.


Anuncio