Anuncio

Ejército ejecuta con éxito prueba de su sistema antimisiles en el Pacífico

Las Fuerzas Armadas efectuaron con éxito una prueba de su sistema antimisiles Aegis en aguas del océano Pacífico, en un momento marcado por la negociación con Corea del Norte para que abandone su programa de armamento nuclear, informó hoy la Agencia de Defensa de Misiles (MDA). EFE/Archivo

Las Fuerzas Armadas efectuaron con éxito una prueba de su sistema antimisiles Aegis en aguas del océano Pacífico, en un momento marcado por la negociación con Corea del Norte para que abandone su programa de armamento nuclear, informó hoy la Agencia de Defensa de Misiles (MDA). EFE/Archivo

EFE

Las Fuerzas Armadas efectuaron con éxito una prueba de su sistema antimisiles Aegis en aguas del océano Pacífico, en un momento marcado por la negociación con Corea del Norte para que abandone su programa de armamento nuclear, informó hoy la Agencia de Defensa de Misiles (MDA).

El misil señuelo, que fue lanzado por una aeronave C-17 de las Fuerzas Aéreas, fue interceptado sobre el mar por un proyectil SM-3 Block IIA Interceptor disparado desde las instalaciones de prueba del sistema Aegis SM-3, situadas en el archipiélago de Hawái, a varios miles de kilómetros del lugar donde se produjo el impacto.

“La exitosa prueba de hoy ha demostrado la efectividad de la fase 3 de la Adaptación Europea de la estructura y tiene, además, una gran relevancia para el futuro de las operaciones de los sistemas múltiples de defensa contra misiles”, declaró el teniente general Sam Greaves, director de la MDA.

El pasado 1 de noviembre, el Comando de las Fuerzas Armadas en el Índico y el Pacífico anunció que había ejecutado, igualmente con éxito, un ejercicio similar con un misil interceptor, también un SM-3 Block IIA, propulsado en esa ocasión desde el buque USS John Finn.

El éxito de estas dos últimas maniobras supone un respiro para el Pentágono, después de que a lo largo del año se registraran hasta dos fracasos en ejercicios de interceptación de misiles balísticos.

El último de estos reveses se produjo a mediados de junio, cuando un misil inteligente lanzado desde el destructor USS John Paul fue incapaz de alcanzar su objetivo, un proyectil de alcance medio lanzado desde Hawái.

Este ensayo se produjo en un momento de gran tensión entre Washington y Pionyang, tras varios meses de ensayos con misiles de medio alcance por parte de Corea del Norte.

La situación ha cambiado sustancialmente desde entonces, después del encuentro protagonizado por los líderes de ambos países en Singapur, pocos días antes de ese último ensayo fallido, que ha llevado al Pentágono incluso a cancelar algunas maniobras militares como gesto de buena voluntad hacía Corea del Norte.


Anuncio