Anuncio

El argentino Sosa regresa a Pumas y el brasileño Juninho se retira

Ismael Sosa (d) de Tigres celebra una anotación ante Veracruz. EFE/Archivo

Ismael Sosa (d) de Tigres celebra una anotación ante Veracruz. EFE/Archivo

EFE

El argentino Ismael Sosa, de los Tigres del fútbol mexicano, no continuará su carrera con este equipo ya que hoy decidió regresar a las filas de los Pumas de la UNAM, donde jugó del 2014 a 2016.

Fuentes cercanas al equipo revelaron a Efe que Sosa, de 31 años y nacido en San Martín, Buenos Aires, no continuará su relación con Tigres debido a la poca participación que tuvo este torneo Apertura 2018 bajo la dirección del brasileño Ricardo Ferretti con apenas cuatro partidos jugados.

Las ofertas por Sosa son dos: Pachuca y Pumas. El primer equipo ofrece más dinero, pero el propio jugador ha dado instrucciones a su representante de cerrar a más tardar mañana las negociaciones con los Pumas, aunque el salario sea menor, puesto que ya jugó en este equipo y le guarda particular cariño.

Sosa debutó en Independiente en 2005 y pasó por San Martín de San Juan además del fútbol chileno y turco. En 2014 arribó a México para jugar con los Pumas con los que alcanzó una final precisamente ante Tigres en el Apertura 2015. Su buen desempeño le valió ser contratado por el equipo con el que consiguió tres títulos de liga.

En tanto, otro elemento que fue importante en años anteriores para Tigres, el brasileño Juninho asistió hoy a la práctica del equipo para despedirse de sus compañeros una semana después de anunciar su retiro.

Juninho, brasileño con ascendencia polaca que inició su carrera en 2002, pasó los últimos ocho años como capitán de los Tigres en donde cosechó cuatro campeonatos de Liga y uno de Copa.

“Mantenerme tanto tiempo con la presión que genera Tigres es difícil, me voy con la sensación de paz y alegría, de haber sido parte de un grupo que cambió la historia de esta institución por una ganadora. Si he ganado, es porque también perdí y eso ha hecho que haya madurez para lo venga en mi persona”, dijo el zaguero.

El brasileño, exjugador de Botafogo y Sao Paulo, recordó con especial gratitud el campeonato de liga obtenido en el 2011 ante Santos, el primero que pudo levantar con los Tigres en una vibrante final y con lo que comenzó una hilera de trofeos para la institución del norte de México.

“Fue el más especial porque esa noche de campeonato, al salir del estadio me fui al hospital por el nacimiento de mi hija Manuela, es un momento muy marcado en todos los sentidos, para mí y para la institución que había pasado 29 años sin campeonatos”.


Anuncio