Anuncio

El Gobernador de Puerto Rico convierte en ley la nueva reforma contributiva

Fotografía del gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rossello. EFE/Archivo

Fotografía del gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rossello. EFE/Archivo

EFE

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, convirtió hoy en ley la nueva reforma contributiva de la isla, aprobada el pasado 13 de noviembre por la Asamblea Legislativa; una medida por la que proyecta incentivar la economía y con la que estima inyectar a la misma unos 2.000 millones en alivios contributivos.

Acompañado por el liderato legislativo, jefes de agencia y representantes de diversos sectores comerciales, Rosselló firmó el proyecto que establece un crédito por trabajo, bajas contributivas a individuos y corporaciones, la reducción del Impuesto sobre Venta y Uso (IVU) en alimentos preparados y la eliminación del impuesto Business to Business (B2B) para las pequeñas y medianas empresas (PYMES).

“A pesar del déficit que encontramos al comenzar nuestro mandato, hoy hacemos realidad el nuevo modelo contributivo que logramos tras hacer los ajustes fiscales necesarios y que establece un escenario ideal para la inversión, así como un alivio para todos los contribuyentes y comerciantes. Agradecemos a la Asamblea Legislativa por el apoyo brindado a esta medida y por mejorar varios aspectos de la propuesta original”, expresó Rosselló.

A su vez, recordó que su gobierno ha “reducido cerca de un 22 por ciento el gasto de operación del Gobierno cuando lo comparamos con los gastos del 2016. Estas acciones de responsabilidad fiscal nos permiten hoy presentar esta reforma que es neutral fiscalmente y cada dólar que se concede al pueblo tiene una fuente de repago”.

Entre los nuevos cambios que se establecen se destaca la creación del Crédito Contributivo por Trabajo, que resultará en ahorros de 200 millones de dólares anuales, para dar un beneficio de entre 300 y 2.000 dólares a cada trabajador, de acuerdo con sus ingresos y la cantidad de dependientes.

El pago se hará mediante crédito con la radicación de la planilla.

Asimismo, se establece la reducción del IVU en alimentos preparados de un 11,5 por ciento a un 7 por ciento en transacciones electrónicas y en efectivo según fue revisado en el trámite legislativo.

Para las PYMES con un volumen de negocio de 200.000 dólares o menos se elimina el impuesto B2B, lo que significa un ahorro de 79 millones de dólares en cinco años.

Cerca de un 77 por ciento de los contribuyentes están sujetos a este impuesto.

De igual forma, el nuevo modelo contributivo reduce la tasa contributiva para las corporaciones de un 39 por ciento a 37,5 por ciento; así como un crédito de un 5 por ciento contra la responsabilidad contributiva de todos los individuos.

El sistema se ajustará para evitar la evasión y los abusos de deducciones porque el sistema ponía la carga en unos pocos, lo que tendrá un impacto positivo en la economía y fomentará la inversión.

La reforma contributiva, también, provee una sección que autoriza las máquinas tragamonedas que operan en Puerto Rico de forma ilegal y que al momento no aportan al fisco.

El dinero que se recaude de esta medida no será utilizado para financiar la reforma, sino que utilizará un 50 por ciento para los policías con las pensiones mediante un fideicomiso para mejorar su retiro; un 45 por ciento para ayudar a los municipios mediante la Administración de Seguros de Salud (ASES) para pagar su responsabilidad con el Plan de Salud del Gobierno Vital; y cinco por ciento para los gastos relacionados a operar y mantener el sistema de las tragamonedas.

Por su parte, el Colegio de Contadores Públicos Autorizados de Puerto Rico (CCPA), aseguró que aunque aún queda camino por recorrer, la reforma firmada “es positiva para el país”.

La presidenta del CCPA, Cecilia C. Coló, y el anterior presidente de la entidad, Ramón Ponte, afirmaron que “esta medida incorpora algunas de las recomendaciones que el colegio ha presentado, por lo que va en la dirección correcta. Aún nos queda camino por recorrer para una transformación completa del sistema contributivo, pero conscientes del momento histórico que vive Puerto Rico, lo vemos como un buen primer paso”.

El CCPA había aprobado en su asamblea anual del pasado 25 de agosto, una resolución para apoyar una Reforma Contributiva que incluya la revisión y transformación del sistema contributivo a nivel municipal, que establezca un nuevo Código de Incentivos Contributivos con un sistema equitativo y un énfasis especial en el desarrollo económico de Puerto Rico.

Colán advirtió, además, que es “importante que continuemos impulsando los cambios que necesita nuestro sistema contributivo. Pero reafirmamos que este proyecto es una buena base para lograr un sistema balanceado y justo. Es importante acelerar la actividad económica, revertir el decrecimiento económico, recaudar todos los ingresos que la ley permite y maximizar los recursos existentes, los cuales son limitados”.


Anuncio