Le Pen y Bannon piden una unión de partidos nacionalistas ante los comicios al Parlamento Europeo

EFE

La líder ultraderechista francesa Marine Le Pen y el exdirector de campaña de Donald Trump, Steve Bannon, llamaron hoy a las formaciones nacionalistas y "patrióticas" europeas a sumar fuerzas de cara a las elecciones al Parlamento Europeo (PE) del próximo mayo.

Ambos participaron en una reunión en el Parlamento flamenco en Bruselas organizada por el partido ultraderechista belga Vlaams Belang -minoritario en los parlamentos regional y federal belga- en contra del Pacto Mundial para la Migración de la ONU, que ha generado una profunda división en el Gobierno de Bélgica.

Le Pen abogó por construir una "Alianza Europea de Naciones" de la que formen parte su propio partido, Agrupación Nacional (antiguo Frente Nacional), el italiano La Liga de Matteo Salvini, el PVV holandés de Geert Wilders o el propio Vlaams Belang, entre otras formaciones.

El objetivo, dijo, es "construir una minoría de bloqueo o incluso una mayoría" en la Eurocámara que comparta el "combate" por la defensa de los "Estados-nación" y se posicione en contra de la "globalización salvaje" y la "inmigración de masa" que, a su juicio, ha promovido la Unión Europea.

"Lo que deseamos es crear la convergencia más amplia posible al término de las elecciones", dijo Le Pen.

Explicó que hasta la celebración de los comicios en mayo de 2019 mantendrán contactos con "un cierto número de movimientos" que compartan estos ideales, ya tengan larga tradición o se hayan "estructurado en los últimos meses".

Seteve Bannon, por su parte, consideró que en la actualidad "hay un movimiento global de estos movimientos patrióticos" que se da no sólo en Europa, sino en Latinoamérica, Asia y Estados Unidos, al que dijo querer seguir contribuyendo en Europa y el resto del mundo.

"La política de hoy no es derecha o izquierda, conservadores o liberales, progresistas o reaccionarios, sino sobre aquellos que ven en el Estado-nación como un obstáculo que vencer y los que lo ven como una herramienta. Es un conflicto de base global", dijo.

Bannon, quien presumió de su contribución a las victorias de Trump en Estados Unidos y Jair Bolsonaro en Brasil, desembarcó recientemente en Europa con la creación de una organización con sede en Bruselas denominada "The Movement", que espera aglutinar a todas las fuerzas de extrema derecha comunitarias en vistas de los comicios.

Sin embargo, el estadounidense negó hoy que su propósito sea "unir" o dar lecciones a estas formaciones puesto que "ya están ganando elecciones", así como que la plataforma vaya a servir para financiar a "partidos patrióticos o soberanistas".

"Haremos conferencias, cenas, reuniones, trayendo a gente para compartir ideas y proporcionar, en un cierto grado, apoyo técnico", afirmó sobre sus propósitos en la capital belga.

Bannon se refirió también a los "chalecos amarillos" que hoy se manifestaron en Francia y consideró que "son exactamente el mismo tipo de gente" que eligió a Donald Trump para ser presidente de Estados Unidos o votó a favor del "brexit".

En este sentido, Le Pen aprovechó para pedir al presidente francés, Emmanuel Macron, que "dé respuesta" a las demandas expresadas por este grupo y subrayó que la réplica "no puede ser solo securitaria", si bien rehusó comentar en detalle la situación en la capital francesa.

La política gala y el estratega estadounidense hicieron este llamado aprovechando la plataforma proporcionada por Vlaams Belang, que en plena crisis interna en el Gobierno belga a cuenta del Pacto Mundial para la Migración de la ONU ha querido escenificar la oposición de la ultraderecha al mismo.

Ambos cargaron contra el acuerdo que para Le Pen "alentará" la inmigración hacia Europa y "obligará a subvencionarla", pese a que se trata de un pacto no vinculante.

Por ello instó a no firmarlo como han hecho Estados Unidos, Suiza, Hungría, Austria, Australia, Bulgaria, Israel, Polonia y la República Checa

El acuerdo amenaza con fracturar el Gobierno belga ya que los nacionalistas flamencos de la N-VA, socio de la coalición que lidera el liberal MR del primer ministro, Charles Michel, se niegan a que el país lo firme por considerar que Bélgica perdería soberanía en política migratoria.

Michel ha anunciado que acudirá a Marrakech tras recibir el respaldo del Parlamento federal belga, que este jueves dio el visto bueno al acuerdo con el voto favorable de toda la oposición y los votos en contra solo de la N-VA y Vlaams Belang.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
56°