EE.UU. busca que la Asamblea General de la ONU condene este jueves a Hamás

EFE

La Asamblea General de la ONU votará este jueves una resolución propuesta por Estados Unidos para condenar a Hamás, una iniciativa que divide a la comunidad internacional y que promete un importante "pulso".

De aprobarse, el texto estadounidense sería el primer pronunciamiento contra el movimiento islamista palestino en la Asamblea General, órgano en el que se sientan los 193 Estados miembros de Naciones Unidas.

EE.UU. ha recabado el apoyo de los países de la Unión Europea (UE) tras introducir una pequeña modificación en su texto inicial y ahora presiona al resto de Gobiernos para tratar de lograr el mayor respaldo posible.

"Estados Unidos se toma el resultado de este voto muy en serio", ha advertido la representante estadounidense, Nikki Haley, en una carta remitida al resto de delegaciones.

El pasado junio, EE.UU. ya intentó sin éxito introducir una enmienda de condena a Hamás dentro de otra resolución que censuraba la represión israelí a protestas en Gaza.

Entonces, EE.UU. logró reunir 62 votos favorables, lejos de la mayoría necesaria, pero una cifra considerada un éxito por la delegación estadounidense, tradicionalmente muy aislada en la ONU en todo lo relativo al conflicto de Oriente Medio.

Ahora, EE.UU. e Israel buscan convencer sobre todo al aproximadamente medio centenar de países que se abstuvieron.

EE.UU. insiste en que Naciones Unidas mantiene un doble rasero con sus repetidas condenas contra Israel, mientras que nunca ha hecho lo propio con Hamás u otros movimientos palestinos que usan la violencia.

El texto "condena a Hamás por lanzar repetidamente cohetes hacia Israel y por incitar a la violencia, poniendo a los civiles en riesgo" y exige a la milicia que ponga fin a "todas las actividades violentas y acciones provocadoras", incluido el uso de cometas incendiarias contra territorio israelí.

"Los países deben preguntarse si están a favor o en contra de la violencia de Hamás. La postura está clara para EE.UU. y confiamos en que también lo esté para el resto de la ONU", advertía esta semana la delegación estadounidense.

Palestina se opone a la medida y, dado el amplio respaldo con el que cuenta tradicionalmente en la Asamblea General, el texto estadounidense no tendría muchos visos de salir adelante.

Sin embargo, Washington ve un cierto el cambio de posturas en la comunidad internacional y está apretando a aliados árabes como Arabia Saudí o Egipto para que le apoyen.

El embajador israelí, Danny Danon, se mostró este martes convencido de que la iniciativa tendrá éxito.

Ante esa situación, Palestina y sus apoyos árabes están promoviendo que sea necesaria una mayoría de dos tercios para aprobar la resolución.

Además, planean una enmienda para introducir lenguaje que refleje el tradicional consenso internacional sobre Oriente Medio, con el fin de anotarse una victoria y, luego, votar en contra de la resolución en su conjunto.

"Vamos a presenciar un pulso", aseguran fuentes diplomáticas consultadas por Efe.

Los países europeos, que están tratando de mantener un frente unido, aún no habían decidido hoy su postura final ante la enmienda impulsada por los palestinos y tenían contactos de última hora para evitar una fractura.

La última vez que se abordó el asunto, en junio, los países de la UE apoyaron la propuesta de EE.UU. para condenar a Hamás, pero cuando esa iniciativa fue derrotada, algunos como España y Francia apoyaron la resolución original que criticaba a Israel y otros como el Reino Unido y Alemania se abstuvieron.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
55°