Argentina cree que el G20 fue "histórico" al dejar acuerdos que "nadie esperaba"

EFE

El presidente argentino, Mauricio Macri, afirmó hoy que aunque algunos líderes del G20 tenían "dudas" de cómo iba a transcurrir la cumbre del grupo, de la que fue anfitrión este fin de semana, finalmente fueron días "históricos" que culminaron con un acuerdo que "nadie esperaba".

"Logramos ser una presidencia que concilie, una y logre una declaración que avanzó en la línea de cuidar los temas que atañen al cambio climático y de seguir buscando formas de profundizar el comercio", expresó el mandatario en una rueda de prensa en Buenos Aires destinada a hacer balance de la reunión.

Los presidentes de las 20 mayores economías desarrolladas y en desarrollo, además de los de países invitados y representantes de organismos internacionales, consensuaron un documento en el que, entre otros puntos, expresaron la necesidad de revitalizar el comercio internacional y, solo con el disentimiento de Donald Trump (EE.UU.), apoyar el Acuerdo de París contra el cambio climático.

En medio de las tensiones comerciales entre el país norteamericano y China, por las políticas proteccionistas estadounidenses y la imposición de aranceles, Macri remarcó que los líderes firmaron un acuerdo que "nadie esperaba" porque ya había fracasado en el G7 y en reuniones anteriores.

"Queda claro que los países que más avanzaron en los últimos 30 años son los que más comerciaron", subrayó.

Macri se congratuló de que frente a "dudas" expresadas de forma previa a la cita de Buenos Aires por líderes como la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), estos días han sido "históricos".

"Justamente Christine Lagarde las expresó, cosas que tal vez los otros lideres pensaban pero no tuvieron esa honestidad. Ella lo dijo en un testimonio que vi en las redes, que había mucha duda de cómo iba a ser la organización de este evento y cómo iba a resultar a la luz de todas estas tensiones que exceden a la Argentina", señaló el mandatario, que felicitó a su equipo y "a todos los argentinos" por que la cumbre se desarrollara en paz.

Desde que acabó la reunión, el pasado sábado, diversas figuras del oficialismo han reivindicado el papel ejercido por el país; y miembros de la oposición no han escatimado en críticas.

"El G20 se fue y nuestros problemas siguen siendo los mismos. Juntémonos para acordar las prioridades del próximo gobierno, empezando por defender el trabajo de los argentinos. Ninguna medida puede ir en contra de ese objetivo", dijo en Twitter el peronista Felipe Solá, precandidato a las elecciones presidenciales de 2019.

Por su parte, Leopoldo Moreau, diputado de Unidad Ciudadana (peronismo kirchnerista), reprochó que "se gastaron millones de dólares" y "militarizaron" la ciudad de Buenos Aires, en referencia al fuerte dispositivo de seguridad que se desplegó en la capital.

"El kirchnerismo critica por lo que costó la organización del G20. Se olvidan, por ejemplo, de lo que el Estado gastaba en telenovelas y en llevarle los diarios a CFK (la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner) hasta El Calafate en avión todos los fines de semana", añadió Mario Negri, presidente del bloque del gobernante frente Cambiemos en la Cámara de Diputados.

Lo cierto es que el oficialismo está convencido de la buena labor de Argentina y de que los presidentes que llegaron al país han dado su espaldarazo al Ejecutivo.

Para Macri, que de forma paralela a la cumbre mantuvo 17 reuniones bilaterales con pares como Trump, Vladímir Putin (Rusia), Angela Merkel (Alemania) y Theresa May (Reino Unido), lo que resta hacer después de esto es "seguir trabajando" como el Ejecutivo lo ha estado haciendo hasta ahora.

"Todos quedaron maravillados de la atención y la hospitalidad. Cada uno de ellos que nos visitaron y, a través de los medios de comunicación cada uno de los ciudadanos de esos países, se quedaron con algo de la Argentina en su corazón", aseveró Macri.

"No hubo uno de los líderes que no me haya dicho '?qué país, que maravilla! Emmanuel Macron estaba impactado", desveló.

Sobre cómo piensa capitalizar el Gobierno este éxito, el presidente consideró que lo "importante" es que sirvió para "entender más" como insertar el país en el mundo, tras "muchos años de aislamiento y de no tratar con el mundo".

"Nunca antes hubo un nivel de atención a Argentina como lo tiene ahora", destacó, aunque reconoció que eso no significa que se hayan solucionado los problemas del país, que desde hace meses está en recesión por la fuerte devaluación del peso y la sequía sufrida a comienzos de este año.

"Tenemos que esperar meses de trabajo y ese trabajo nos va a llevar a bajar la inflación y a que lentamente nuestra economía vuelva a arrancar", concluyó.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
58°