El traslado de migrantes a nuevo albergue en Tijuana transcurre a paso lento

EFE

La caravana centroamericana ralentizó su cambio de albergue en la ciudad mexicana de Tijuana en en una jornada en la que se dio el cierre del primer refugio, el anuncio de un nuevo programa para migrantes y ensayos de seguridad de Estados Unidos en el cruce fronterizo.

El traslado de más de 6.000 centroamericanos, apostados en Tijuana, a un nuevo albergue, éste último techado, ha transcurrido lentamente debido a que las autoridades esperaban el consentimiento de los centroamericanos para moverlos de lugar, mientras que algunos se han ido a otros lugares de refugio en la urbe.

Hasta este sábado, unos 1.000 migrantes permanecían a las afueras de la unidad deportiva de Benito Juárez, en la zona norte, que resultó dañado por las intensas lluvias de los últimos días y fue clausurado este sábado por autoridades sanitarias por "cuestiones de salubridad".

El refugio temporal, habilitado para dar apoyo humanitario a unos 2.000 migrantes, se saturó tras una ocupación de más de 6.000, lo que provocó la apertura de un segundo albergue.

A pesar del cierre, no todos los centroamericanos han aceptado ir al segundo albergue, un lugar llamado "El Barretal", un centro de espectáculos ubicado en la zona este de la ciudad que ha sido adaptado para recibir a unas 7.500 personas y al que han llegado hasta ahora más de 1.250.

Unos intentan instalarse en el exterior del primer albergue y el resto se han movido a otros a casas de migrantes administradas por religiosos que no cuentan con capacidad para más de 700 u 800 personas.

Según fuentes gubernamentales, de los más de 6.000 migrantes que llegaron a Tijuana desde el 11 de noviembre, oficialmente se conoce el paradero de poco más de 2.000.

El trabajo de las autoridades locales en las últimas horas en el primer albergue fue convencer a los migrantes de moverse de lugar, y algunos aceptaron la propuesta. Pero con la clausura del primer refugio se espera un amplia llegada de migrantes al segundo entre hoy y mañana.

El viernes por la noche el polémico alcalde de Tijuana, Juan Manuel Gastélum, exigió a la Policía Federal de México y al Instituto Nacional de Migración hacer "todo lo necesario para que Estados Unidos no vuelva a cerrar la garita fronteriza".

Gastélum acusó a la caravana migrante de distribuir un panfleto para que se efectuara una nueva movilización, este sábado, al cruce fronterizo, mientras que otra marcha, en contra de los migrantes, también estaba anunciada. Pero ninguna de ellas se llevó a cabo.

Pasado el mediodía las únicas movilizaciones que se dieron fueron las de los agentes de policía destacados para salvaguardar el orden.

Afuera del primer albergue, los centroamericanos señalaron que las manifestaciones convocadas estaban organizadas por grupos provenientes de Estados Unidos y los querían hacer caer en un trampa para ser repelidos, como ocurrió el domingo pasado.

Este día, el nuevo gobierno de México, encabezado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, presentará, a través de la secretaría de Gobernación (Interior), un nuevo programa de atención a migrantes centroamericanos que se encuentran en el estado de Baja California, noroeste mexicano.

El programa, que se dará a conocer en la fronteriza Tijuana, contará con la participación de los tres órdenes de gobierno (federal, estatal y municipal) y destaca como punto principal la revisión de los albergues y el reforzamiento de las medidas de seguridad de los migrantes.

En tanto, el cruce fronterizo entre Tijuana (México) y Otay Mesa (California) cerró hoy de manera momentánea a causa de un simulacro desarrollado por la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) estadounidense.

Durante el ejercicio de casi 30 minutos, el segundo que la agencia realiza en menos de 10 días, efectivos de este cuerpo con equipos antimotines formaron una línea a lo largo de los doce carriles de entrada de este transitado paso internacional.

El simulacro se dio casi una semana después de que un grupo de inmigrantes centroamericanos que forman parte de la caravana de migrantes, que han llegado hasta Tijuana (México) para pedir asilo intentara cruzar la frontera tras romper el cerco montado por las fuerzas de seguridad mexicanas.

Según datos de autoridades mexicanas, unos 9.000 centroamericanos llegaron al país a partir del 19 de octubre en distintos grupos, de los cuales más de 7.000 arribaron a Mexicali y Tijuana, estado de Baja California, para pedir asilo en Estados Unidos y 2.000 se ubican en otras parte del país.

Copyright © 2018, Hoy Los Angeles, una publicación de Los Angeles Times Media Group
55°